miércoles, 23 de septiembre de 2009

El Agente: Archivo #008 - Ecos del pasado



"Querido Kevin:

Si estás leyendo esta carta, es que estoy muerto. Supongo que habrá sido muy duro para tu madre, al igual que para todos en la familia. Sin embargo, era algo que tenía que hacer. Si no hacía este viaje, ellos vendrían a buscarme, y entonces todos estaríais en peligro.


Sin embargo, no puedo dejar de pensar que mi misión sólo ha quedado cumplida a medias. Por eso, he decidido legarte los documentos en que se basaba la investigación que me ha llevado buena parte de mi vida, hasta que el Consejo de la Corporación decidió que debía "retirarme". Ciertamente, necesitaba este descanso, dedicarme a mi familia en los últimos años de mi vida. Sin embargo, y esta es mi primera enseñanza para tí, un agente nunca se retira del todo.


Seguramente, a estas alturas, ya comprenderás que yo también fui, como tú, un agente. La Corporación tiene un origen mucho más antiguo de lo que puedes suponer, y se remonta más allá de la existencia de sistemas contables precisos. Tal vez siempre ha estado ahí, manipulando los eventos para reunir una fortuna infinita. No obstante, me inclino por pensar lo contrario. ¿Cuál es su propósito? Aparentemente, amasar dinero. Si se escarba un poco en profundidad, observará que la Corporación ha puesto y quitado gobernantes, gastado y perdido fortunas enteras, pero sólo cuando se aproximaban pingües beneficios. Algunas familias parecen haber sustentado el control de la Corporación durante generaciones, constando algunos cambios sutiles de poder, con el tiempo. No parece haber una nacionalidad predominante, aunque casi todas las familias son europeas. Parece que tienen predilección por la tecnología "desechada", por proyectos que han caído en el olvido, o han sido cancelados por ser excesivamente caros. Lo cual me conduce al propósito principal de esta carta. Tu tarea, Kevin, es averiguar qué pretenden descubrir y crear con esa tecnología. En tus manos dejo la decisión sobre si impedir o no que desarrollen lo que pretenden, pero si lo haces, te pido una sola cosa: ten cuidado.
Tu querido abuelo,
Gregor."