sábado, 5 de octubre de 2013

Rango: la crisis financiera explicada para los más jóvenes






De vez en cuando uno necesita algo ligero para desconectar del mundo. Siempre me gustaron los western: historias de frontera en la que hombres valientes se enfrentan a lo desconocido y a la adversidad, en el entorno más hostil. Eso, y la promesa de una comedia ligera nos motivó para elegir esta película como sobremesa. Lo que menos nos esperábamos es una inteligente crítica sobre la crisis financiera.

"Rango" trata de la historia de un camaleón acostumbrado a una vida fácil en su pecera. En ella tenía a su pez de plástico, su Barbie sin cabeza ni brazo, si palmera de goma y cuanta agua y comida pudiera necesitar, de mano de sus dueños. Sin embargo, en un viaje por carretera, todo se hace pedazos cuando la pecera de Rango salta por los aires y se estrella contra el suelo. De pronto, Rango se encuentra sin hogar, en el medio de un desierto para el cual no está en absoluto preparado. A partir de aquí arranca una película que, si bien está dirigida a un público infantil/juvenil, está cargada de una inteligente crítica a la crisis financiera global y la especulación inmobiliaria.

En el pueblo de Dust ("Polvo") el agua es la única moneda. Rango llega al mismo sediento, y hará lo que sea necesario para obtener tan sólo un vaso. Lo mejor que sabe hacer es actuar, así que impresiona a los lugareños con su valor y hazañas (totalmente inventadas). Ellos necesitaban un héroe en sus deprimidas vidas, así que Rango se convertirá, inesperadamente, en Sheriff del pueblo. Sin embargo, será objetivo de una trampa que busca destruir a los últimos enemigos de los especuladores. Por supuesto, Rango terminará por tomar las riendas de su nueva vida gracias al místico "Espíritu del Oeste" y salvar a todos de la catástrofe.

Un banco que hace default, especulación inmobiliaria, dinero que se evapora de la noche a la mañana como si agua se tratase (sólo que en este caso... es literalmente agua); todos los elementos de la crisis financiera están presentes en la película de un modo u otro de forma metafórica, pero clara.

"Ahora somos civilizados. Ya no necesitamos armas". El malvado alcalde, prototipo de especulador financiero e inmobiliario.

Personajes:
-Rango (Johnny Depp). Un camaleón dedicado a una vida de diletante en su pecera. Empieza encarnando el trabajo de Sheriff como si fuese un papel más, hasta convertirse en un auténtico héroe. Su historia representa la catarsis del e
-Beans (Isla Fisher). La última propietaria del pueblo que se aferra, a pesar de estar en la ruina, a unas tierras aparentemente sin valor que son objeto de especulación. Tiene un reflejo natural como mecanismo de defensa que la paraliza cuando se pone tensa.
-El Alcalde (Ned Beatty). El alcalde es la única ley del pueblo. También es el habitante más rico, y su ambición no tiene límite. Como tortuga que es, sus planes avanzan despacio, pero en su larga vida ha aprendido "el poder del progreso". 
-Doc/Merrimack/Mr. Snuggles (Stephen Root). Varios de los compañeros de andanzas de Rango son interpretados por el mismo actor, lo cual es bastante sobresaliente. Se trata de secundarios cómicos que representan los personajes clásicos de todo western: el médico, el viejo y el tonto del pueblo.
-Rattlesnake Joe (Bill Nighy). Es el clásico renegado. Su objetivo es liquidar al Sheriff y ser el último hombre en pie. Usará toda clase de trucos sucios para ello. Sin embargo, al final encontrará que sus diferencias con Rango son menores que sus similitudes cuando el estilo de vida de ambos se vea amenazado.
-Los búhos mariachis (música de Hans Zimmer interpretada por "Los Lobos" con Rick García). Por supuesto, un buen western tenía que tener su banda de mariachis. Y si os lo estáis preguntando, sí, esta banda es la misma con la que tocó Antonio Banderas en la famosa escena de "El Mariachi". ¡Ayayay!¡Yeeehaa!


-El Espíritu del Oeste (Timothy Olyphant). A pesar de su breve papel, estoy seguro de que cuando lo veáis, sabréis al momento a quién se parece sospechosamente este personaje... Pista: los "guardianes dorados" que porta en su carrito de golf son cinco premios que ha ganado este pedazo de actor. ¡Todo un homenaje!

Nota: 7. La película no innova absolutamente nada en cuanto a lo técnico. Es una cinta entretenida en la que los buenos se enfrentan a los malos y ganan a pesar de la adversidad y los continuos reveses. Hay tiros, mucha comedia, cabalgadas, persecuciones, tablas mexicanas, cenas al raso en el desierto, romance y todo lo que se supone que debe tener un western. Si fuera por esto, no se merecería más de un 5. Sin embargo, la forma en que todo está hilado y la fina crítica que transpira toda la película hace que gane mucho. Recomendable para pasar un buen rato en casa.