miércoles, 19 de septiembre de 2012

Leyendas Cibernéticas II

Mi anterior post sobre Leyendas Cibernéticas ha sido todo un éxito, más allá de lo que esperaba. Por eso me decidí a escribir una segunda parte, ya que muchas historias se quedaron en el tintero. Así que ahí van algunas nuevas escalofriantes historias procedentes de los videojuegos e Internet.

Igual que la otra vez, quiero recordaros que todo lo que cuento aquí es pura ficción. Al menos, así lo creo yo. 

Tails-Doll, el muñeco diabólico virtual.

Tails es un adorable personaje de la saga Sonic. Sin embargo, en el Sonic R, Tails Doll tiene un aspecto bastante más siniestro.

No digáis que no da cierto mal rollito

De acuerdo con la leyenda, una madre de Los Ángeles (California) se encontró a su hijo muerto, con los labios azules, las pupilas dilatadas y echando espuma por la boca. En la televisión se escuchaba la canción Can you feel the sunshine?

Admito que no es mi estilo, y que es un poco machacante, pero tampoco es para tanto. Bromas aparte, el diagnóstico de la muerte fue asfixia causada por un ataque epiléptico. Lo cual era muy extraño porque no había antecedentes familiares de epilepsia. La madre declaró a las autoridades que el niño estaba bastante obsesionado con desbloquear cierto personaje de un juego. Hasta aquí todo un tanto misterioso, pero ahora viene lo macabro del asunto. A la madre no se le ocurrió otra cosa que, en el día del funeral, regalar la Sega Saturn de su hijo a un amigo del niño. Éste llegó a casa, conectó la consola, y vio que estaba dentro el dichoso juego. Lo activó, y vio que lo último que había hecho su amigo era desbloquear a Tails Doll. A partir de aquí surgieron toda clase de leyendas, como las de asesinos en serie que usaban las iniciales TD para marcar a sus víctimas, e incluso leyendas de policías decapitados en cementerios por el propio muñeco diabólico. La imaginación no tiene límites, y por eso incluso inventaron una suerte de conjuro protector contra Tails Doll, aunque el conjuro se rompía si uno desbloqueaba a Super Sonic y luego seleccionaba a Tails Doll como personaje jugador en el modo de cuatro jugadores. Lo que la historia nunca nos ha explicado es cómo funciona ese "sello protector", así que por desgracia no hay forma de librarnos de este personaje maldito. En parte, porque aunque Sega prometió no volver a usarlo en un videojuego, incumplió su promesa en el Sonic Adventure de 1999.

Madden NFL

Esta leyenda me ha parecido más curiosa que siniestra. Según cuenta la leyenda, este juego de fútbol americano está maldito. Aquél jugador que aparece en la portada de la edición de ese año del juego (igual que otros videojuegos deportivos, aparecen nuevas versiones con cada nueva temporada) queda gafado y sufre un destino horrible. He aquí una lista:

1999 - Barry Sanders. Al poco de salir el juego, en el culmen de su carrera, el jugador anunció su retirada sin razón aparente. Ese mismo año sacaron una nueva versión del juego, ahora con Dorsey Levens. El año siguiente, Levens obtuvo los peores resultados de su carrera, lo cual hizo que lo despidieran. En 2004 se retiró del fútbol americano. Por lo que pude averiguar, este año ha comenzado a entrenar a los Green Bay Packers. Desde este blog le deseamos mucha suerte, y le recomendamos que cuelgue el teléfono si recibe una llamada de EA para figurar en la portada de su Madden NFL Manager, porque también está maldito. 

2001 - Eddie George, de los Tennessee Titans. Su equipo fue eliminado por su culpa de los playoffs, impidiendo que llegasen a la final. Ni qué decir que se ganó la antipatía de los fans y del equipo. El año siguiente sufrió una lesión, y la temporada siguiente cambió de equipo. No obstante, en los Dallas Cowboys tan sólo jugó ocho partidos esa temporada, retirándose en 2005. 

2002 - Daunte Culpepper. Ese mismo año sufrió una lesión de rodilla, tras la cual su rendimiento quedó severamente reducido. Tras un melodrama de quedar suplente, ser expulsado de entrenamientos, etc., en 2008 se retiró del fútbol americano con una carta bastante cargada dirigida a la NFL. Volvió al año siguiente, para jugar cuatro partidos y volver a lesionarse. Finalmente, se pasó a la UFL (algo así como la Pepsi del fútbol americano) en 2010. Tras una temporada bastante decente, en 2011 hubo rumores de traspaso a los 49ers, pero se quedó en agua de borrajas. Con 35 años, su carrera podría llegar pronto a su fin. Y esta vez de verdad.

2003 - Marshall Faulk. Se torció un tobillo esa temporada, y ya nunca más alcanzó la marca de las 1000 yardas. Se retiró en 2007. 

2004 - Michael Vick. Este rookie (novato) fue una estrella en la temporada anterior. Una apuesta segura, pensó EA Sports. Sufrió una fractura de peroné en la pretemporada. Su carrera mejoraría en los años siguientes, pero nunca llegó a ser una superestrella como se pensaba.

2005 - Ray Lewis. Intentando esquivar la maldición, EA Sports seleccionó para ese año a un defensa, quizá el mejor de todos los tiempos. Sufrió una lesión de muñeca que le impidió jugar la final. La temporada siguiente volvió a lesionarse tras jugar seis partidos, y se perdió toda la temporada. 

2006 - Donovan mcNabb. A pesar de ser fuerte y duro como un roble, en el primer partido de la temporada sufrió un golpe que le provocó una hernia. Rehusó operarse, jugando a medio gas diez partidos hasta lesionarse de nuevo en la ingle (¡ouch!), lo cual le obligó a perderse toda la temporada. En 2007 se lesionó la rodilla y desde entonces sufre cierta cojera. En 2011 fue despedido de su equipo. 

2007 - Shaun Alexander. Aunque la temporada anterior fue el MVP, en esa temporada se rompió el pie izquierdo el primer partido, y desde entonces no se ha recuperado completamente. En 2008 fue dado de baja del equipo. Fichó por los Redskins para la siguiente temporada, pero fue despedido tras cuatro partidos. Este año se estrenó el Madden NFL Manager. La portada fue para Bill Cowher. Su equipo tuvo una temporada pésima, lo cual supuso que dejara el equipo y se retirara.

2008 - Vince Young. Sufrió una lesión que lo dejó fuera del equipo toda la temporada. En 2009 tuvo un mal comienzo de temporada, lo cual le valió irse al banquillo. En 2010 sufrió una lesión en el pulgar, y tras un altercado con su enternador, volvió al banquillo. En 2011 fue despedido. La siguiente temporada también sería mala, y en 2012 cambió de nuevo de equipo, aunque no llegó siquiera a empezar la temporada, porque fue despedido. 

2009 - Brett Favre. Por primera vez, el Madden NFL puso en su portada a un quarterback blanco. A pesar de haber tenido un inicio de temporada prometedor, Favre fue resintiéndose en su juego, hasta que sufrió una lesión hacia final de temporada. Aunque su equipo llegó a la final, él no pudo terminar el partido. Se retiró en el año 2010. 

2010 - Troy Polamalu y Larry Fitzgerald. Ese año EA Sports decide intentar conjurar la maldición con dos jugadores en portada. Ya sería mucha mala suerte que a los dos les fuera mal, ¿no?  Bien, pues Polamalu sufrió dos lesiones en el codo. Nota friki: es uno de los Gotham Rogues de The Dark Knight Rises
Por su parte, Fritzgerald tuvo una temporada bastante regulera, aunque se recuperó en la siguiente. Tal vez EA Sports estaba cerca de encontrar el final de su maldición.

2011 - Drew Brees. Ese año EA Sports decidió evadirse de la responsabilidad de elegir a su próxima víctima. Por eso dieron la oportunidad de elegir el jugador de portada a los fans. El dudoso honor fue para Drew Brees. Éste tuvo una de las mejores temporadas de su vida, rompiendo algunos récords del mítico Dan Marino. En EA Sports se frotaban las manos. El espectro de la maldición parecía al fin derrotado. 

2012 - Peyton Hillis. EA Sports decidió repetir con el crowdsourcing, y convocó un nuevo concurso para elegir al jugador de portada. Peyton Hillis fue el elegido. Sus estadísticas de 2012 están siendo bastante irregulares. Cambió de agente varias veces, y en declaraciones a la prensa dijo que "algunas de las cosas que me han pasado este año me han hecho creer en las maldiciones". El espectro de la maldición volvía a acechar. ¿Qué le pasará al protagonista del Madden NFL 13? 

Grand Theft Auto San Andreas

Hay muchas leyendas sobre este juego, pero quizá las más interesantes son las que tienen que ver con la secta Epsilon y los OVNIs. Muchos jugadores dicen haber visto OVNIs durante el juego. Para muestra, un botón de Play:


No obstante, según cuenta la leyenda, todo esto está relacionado con cierta secta que aparece en el interior del juego llamada Epsilon Program. Esta secta fue creada por un personaje del juego, Cris Formage. Éste, por supuesto, niega que su culto sea una secta peligrosa en la entrevista que le hacen en uno de los programas de radio del juego (en inglés):


En esta entrevista ya intuimos de qué palo va esta secta. No obstante, visitar su página web nos dará una mejor idea. Ahí veremos, entre otras cosas, los mandamientos de la secta:

1.- El mundo fue creado hace 157 años.
2.- Los dinosaurios son una mentira y la gente cree en ellos porque es débil.
3.- Eres feliz, simplemente no lo sabes.
4.- Todos venimos del mismo árbol.
5.- Todos estamos relacionados entre sí, excepto los pelirrojos.
6.- El esperma no existe, es una mentira difundida por los profesores de biología, al igual que lo que dicen.
7.- Los hombres deben acostarse con nueve compañeras distintas a la semana. Las mujeres deben acostarse con seis, excepto en julio, cuando deben acostarse con cinco hombres al día.
8.- Los alienígenas están entre nosotros. Si usted tiene una marca de nacimiento, puede ser descendiente de Kraff, el famoso emperador del 4º Paradigma.
9.- Los árboles hablan, pero sólo algunas personas oírles.
10.- La gente que cree en algo tiene una vida mucho más larga que un ateo, y además se asegura una vida eterna.
11.- Si cree en esto, si abre sus brazos y su cartera al Epsilonismo, tendrá una vida feliz. Si no lo hace, estará condenado.
12.- KIFFLOM, ¡LA FELICIDAD ES TUYA! ¡KIFFLOM!

De acuerdo con numerosos testimonios, se podría conseguir una misión oculta relacionada con este culto, realizando determinadas acciones especiales. No obstante, no he encontrado ninguna evidencia de que esa misión exista o que alguien la haya conseguido cumplir.
Todo esto conduce a retratar, como algunos de vosotros ya os habréis imaginado, que el Epsilon Program no es otra cosa que una parodia del movimiento raeliano.

Pokémon Plata

Parece ser que es imposible investigar sobre leyendas urbanas en videojuegos, sin topar con una historia escabrosa sobre Pokémon. En este caso, se trata de una historia sobre una versión hackeada del Pokémon Plata. Aquí sigue la transcripción de la misma al español, aunque también podéis verla en inglés en YouTube.

Transcripción:



Era la época en la que Pokémon Corazón de Oro y Alma de Plata iban a ser los superventas de Game Boy. Como estudiante de universidad con poco presupuesto que era, al salir el juego no pude comprármelo. Así que esperé a fin de curso. Entonces lo pedí por Amazon. Como tardaría una semana en venir, decidí rejugar mi cartucho de Pokémon Cristal.
Pero no lo encontré. Luego recordé que mi madre lo tiró. Sólo tenía mi Game Boy, así que fui a buscar un Pokémon Cristal en el Gamestop del Centro Comercial. No tenían. Sólo una copia de Pokémon Plata. Pues lo compré por 5 € de nada.

Llegué a mi apartamento y me puse a jugar. Aquí empiezan las cosas raras.

Primero, el logo de Game Freak, que salía, pero se congelaba allí, sin avanzar. Intenté varias veces reiniciar el juego, pero no salía de la pantalla de Game Freak. Hasta que en un intento, la pantalla se puso en negro un momento, 5 segundos más o menos. Y aparecí directamente en la partida continuada que había guardada. Sin pantalla de inicio. Continué, ya que igualmente iba a ver hasta dónde llegó su antiguo usuario.

Y vaya que si llegó. Su entrenador se llamaba "...", tenía las 16 medallas, 999999 dólares, 999 horas de juego y los 251 Pokémon registrados en la Pokédex, incluídos Mew y Celebi. O había usado trucos o ese pavo era el puto amo.

Me dirigí a mirar los Pokémon, porque debía tener un equipazo de cagarse, pero ¿qué me encuentro? 5 Unowns de nivel 5 y otro Pokémon. Ése último se llamaba "HURRY" (Date prisa).
Los Unown describían entre todos (Paréntesis: recordemos que hay 28 tipos de Unown, uno para cada letra de abecedario)
la palabra "LEAVE" (Vete de aquí). "HURRY" resultaba ser un Cyndaquil de nivel 5. Con sólo 1 punto de vida restante y sólo conocía 2 ataques: Malicioso y destello (que no hacen nada). También era muy raro que ninguno de ésos Pokémon emitiese su grito característico.

En cuanto a mi situación, parecía estar en Torre Bellsprout. Pero no había ni personajes, ni elementos, ni escaleras. Sólo una columna. Estuve un buen rato buscando una escalera, que resultaba estar tras la columna. Al bajar por ella. La pantalla estaba negra. Estaba cargándose? No, estaba en un sitio oscuro.

"Vale, HURRY tiene Destello. Vamos a usarlo", pensé. Me arrepentiré de esa decisión toda mi vida. A partir de ahora, y hasta el final, veréis por qué.

La habitación estaba toda pintada de rojo sangre, y tenía un camino pintado de gris. Empezó a sonar música de mi Pokégear. La música de las Ruinas Alfa (donde están los Unown).
Cada 20 pasos que daba por el camino gris, la habitación se oscurecía más, y más, y más. Hasta encontrarme con un cartel. Lo leí, ponía "TURN BACK NOW" (Da la vuelta ya).
Apareció de repente un mensaje dándome a elegir SI o NO, sin pregunta previa.

Elegí SI, y sonó un ruido como de descenso de planta. Aparecí en otra planta oscura. Me armé de valor y mandé a HURRY hacer Destello. Pero de repente aparece un mensaje: "HURRY está debilitado!"

Si no estaba envenenado ni nada. Fui a revisar mi Pokémon. Los Unown habían cambiado. Ahora eran seis (HURRY ya no estaba), todos eran de nivel 10, y sus formas describían la frase "HEDIED" (Ha muerto).

Para más acojone, la sala se iluminó, revelándose que no era más grande que 4 cuadrados, con una salida. Al salir me encontré con una hilera de tumbas, como las del Pokémon Rojo/Azul. No podía hacer nada por allí.


Llegué a la conclusión que algún tarado debió modificar el juego para hacerlo así y luego lo vendió al Gamestop haciéndolo pasar por una copia de Pokémon Plata.

Revisé de nuevo mi entrenador. Para no creerlo; A MI ENTRENADOR LE FALTABAN LOS BRAZOS Y, SEGÚN SU HISTORIAL, TENÍA 24 MEDALLAS. ¿Cómo coño podía tener 24 medallas si hay 16 gimnasios? Definitivamente, el creador de ese hack estaba enfermo.

Seguí paseando sin rumbo, por la habitación, hasta que a mi personaje le da por hacer la animación típica de cuando usas la Cuerda Huída. Ya sabéis, cuando empieza a rotar sobre sí mismo y se eleva. Sólo que ahora descendía, hundiéndose en la tierra.

Al reaparecer, su sprite estaba blanco. En el juego, el prota está coloreado de rojo. Pero ahora parecía que lo hubiesen decolorado con lejía. Miré de nuevo su estado para ver si también era blanco. Vaya susto me llevé. Mi entrenador no sólo estaba blanco como la nieve, sino que había perdido las piernas. Encima, parecía que de sus ojos llorase sangre.
Además ahora tenía 32 medallas. Alguna relación debía haber entre el aumento de medallas y la paulatina desaparición de mi personaje.

Cuando volví a revisar mis Pokémon, cómo no, habían cambiado otra vez.

Ahora tenía 5 Unowns, que juntos leían la palabra "DYING" (Muriendo). Y además ahora tenía un Celebi al nivel 100. Pensando que por fin me tocab un Pokémon pepino, miré sus características. Para mi sorpresa, a mi Celebi le faltaba una pierna, un brazo y un ojo. Y sólo tenía un ataque: Canción Perdida.

Volví al juego. Caminé al norte un buen rato. Cuando pensé que estaría incompleto, aparecieron varios personajes masculinos y femeninos alineados. No hacían ni respondían nada. Seguí subiendo hasta encontrarme con un sprite del entrenador Red (supuestamente tu antiguo jugador de Pokémon Rojo, al que has de batir en el juego de Plata).

Al verme, iniciamos una batalla. El silencio se hizo música, pero la música de las Ruinas Alfa otra vez. Y ahora sonaba como invertida. La imagen de Red en batalla es la propia de Pokémon Rojo en el menú de ese juego, pero ahora era transparente.

Y ponía "quiere luchar!" sin nombre ni nada. Y tanto él como yo teníamos 1 Pokémon. Él vale, pero y mis Unown?

Yo saqué mi Celebi nivel 100, pensando "Me lo voy a follar vivo", cuando él saca un puto Pikachu de nivel 255 (el máximo se supone que es 100, pero bueno). Y en la imagen parecía triste, como con lágrimas en los ojos.

Pues vamos a luchar.

-Pikachu usó MALDICIÓN! (Me parece que Pikachu no puede aprender Maldición pero bueno...)
-Celebi usó Canción Perdida! (Qué remedio)
En tres turnos, los 2 Pokémon acabaron debilitados. Pero la batalla continuaba, ahora sin poder controlar nada. Los Pokémon revivieron y volvieron a luchar.

-Pikachu usó Golpe! No fue muy efectivo.
-Celebi usó Canción Perdida! No pasó nada.
-Pikachu usó Frustración! que me dejó el Celebi a 10 puntos de vida.
-Celebi usó DIVIDIR DAÑOS! (Pero si no tenía ese ataque! En fin, los dos se quedaron mas o menos a la mitad).
-Pikachu usó Malicioso! No pasó nada.

Por usar Canción Perdida, como es normal, mi Celebi se desmayó. Pero en el texto puso: "Celebi ha muerto!"
Pikachu usó antes de acabar, otro ataque. Uno fuera del límite de 5 ataques por Pokémon.

-Pikachu usó CADENAS DEL DESTINO!

"Pikachu ha muerto!"

Según el juego, yo gané. Mi sprite reapareció y dijo "......"

Aquí casi me meé encima. Mi personaje fue repentinamente decapitado. La batalla finalizó.

Volviendo al mundo, mi personaje se había vuelto invisible.

Reaparecí en mi habitación. Había llegado a mi casa. ¿Podría ya jugar el juego como es debido? Lo dudo.

Circulando por ahí, vi que estaban todos los objetos, pero no podía usarlos. Con un poco de miedo, bajé las escaleras. En el primer piso, todo parecía normal, excepto que mi madre no estaba allí. Al salir por mi puerta, aparecí no en mi pueblo, sino en un vacío negro. Justo en frente mío estaba el sprite de mi entrenador COMPLETO. Al acercarme a él y hablarle, me dijo:

"Adiós para siempre."




Hubo una larga pausa.




El sprite desapareció.

Y yo volví a desvanecerme en el suelo, rotando.

Aparecí en un puesto lleno de tumbas. No podía moverme. Es más, no me veía. Revisé mi estado. No había ni un cacho de mi entrenador. Me quedé a 0 medallas. Y las imágenes de los entrenadores de la liga Johto que aparecen debajo habían sido sustituídos por calaveras.

¿Y mis Pokémon?

Ahora tenía 6 Unown de nivel 25. Ya imagináis el resto. Deletreaban "IMDEAD" (Estoy muerto).

Luego me dí cuenta que la habitación en la que "estaba" era una gran tumba. Seguida de otras tumbas a los lados. Apareció un texto que decía "R.I.P...."

Mi entrenador estaba muerto desde un principio, supongo. Años después de derrotar a Red.


Al parecer fue un entrenador que, sin importar sus esfuerzos por lograr todas las medallas, por muy buen maestro que fuera, fue incapaz de evitar la muerte. Ese estado que nos llega a todos un día u otro.

Y es que, por mucho que lo rejugué, siempre acababa igual. No importaba lo que hiciera. Acabé asqueado, tirando el juego a la basura.
Al poco me llegó el Pokémon Alma de Plata. Vaya juegazo! Lo disfruté plenamente.




Pero aún no me puedo quitar de la cabeza ese maldito hack.





No puedo dejar de pensar en lo que ese deformado juego me enseñó
Vídeo en YouTube:



Earthbound, la historia que no te contaron

Esta es una de las historias más extrañas y bizarras que he leído. Me ha impactado bastante porque el Earthbound fue uno de los RPGs favoritos de mi adolescencia. Lo cual, creo que responde al tremendo éxito que tuvo el juego, que se convirtió en uno de los grandes clásicos de la Super Nintendo. El argumento es simple: un grupo de niños que tienen grandes poderes recorren el mundo enfrentándose a toda clase de amenazas creadas por el malvado Gygas, un ente alienígena que quiere destruir la vida en la Tierra. 

Sin embargo, el juego esconde un trasfondo oscuro. Ésta es la historia que no sabías. Si no habéis jugado al juego, tal vez queráis evitar leer lo que viene a continuación.

 No digáis que no avisé

Lo primero que deberíais saber es que el proyecto del videojuego, cuando se inició, tuvo como nombre Mother. El juego recibió ese nombre en Japón. Lo cual será un dato importante para lo que sigue a continuación. 

El juego transcurre con "normalidad" (lo pongo entre comillas, porque el concepto de normalidad del juego es... bueno, especial) hasta más o menos la última hora. En ese punto, el juego toma un giro siniestro.  Los protagonistas son advertidos de que el malvado Gygas es muy poderoso, y sólo pueden derrotarlo en un estado más débil. Para ello, la única manera de llegar hasta él en ese estado anterior es el teletransporte. No obstante, la máquina de teletransporte no permite llevar a seres vivos. Por eso a los personajes se les da la opción de introducir sus almas en robots para ser enviados a través de la máquina. Nos dan la opción de elegir. Suponiendo que elijamos "sí" (lo cual ya es bastante inquietante de por sí), nos envían a "la Máquina del Diablo", lugar donde reposa Gygas.

 Fijáos en el centro. ¿No se parece a un útero?

Tras sobrepasar el nivel, y llegar al misterioso "útero", nos enfrentamos por fin al monstruo:

 Esta es su primera transformación ¿una calavera gritando?

 Tras zurrarnos con él un buen rato, adoptará una nueva apariencia, y empezará a darnos leña de verdad. 

El típico villano de un juego infantil, vamos.

Echándole un poco de imaginación, esta imagen se asemeja a la de una ecografía repetida varias veces. Dividid mentalmente la imagen en cuatro cuadros iguales. Tomad, por ejemplo, el de arriba a la izquierda. Veis una figura encerrada en una espiral. Centráos en la figura. La parte superior de la misma es la cabeza. En el centro se ve un pliegue, que podría ser la oreja. Debajo se ve el brazo izquierdo, que se une a la espiral. Luego sigue el torso de él  y más abajo se ve la pierna izquierda.  ¿Veis ahora "el bebé warholizado"? ¿Inquietante, verdad?

Eso no es todo. 
Suponiendo que aceptemos la teoría de que nuestros personajes han sido transportados para enfrentarse al feto de esta criatura monstruosa y provocarle a Madre el aborto (al principio del juego nos dicen que asolará la Tierra, pero nadie nos dice que esté desarrollado), hay otro aspecto curioso de este combate. Llegará un momento, inevitable (yo tardé tres horas) en que nos demos por vencidos y perdamos contra Gygas. Entonces, tendremos una última opción: rezar. Así es como derrotamos al "dios-feto-alienígena". 

¿Es una simple coincidencia, una mera leyenda urbana? Tal vez. O tal vez no. Si Itoi (el creador del juego) decidió hacer frente a su trauma, traumatizando millones de niños en todo el mundo, el que escribe estas líneas puede asegurar que logró un buen trabajo.

Si aún os queda estómago después de esta narración, os dejo la batalla final del juego, en dos partes:


 

Eso es todo... por esta vez. Las segundas partes nunca vienen solas, y una vez más he dejado material en el archivo, que tal vez saque en una nueva entrega.