viernes, 30 de agosto de 2013

Análisis de las supuestas pruebas de EEUU que justifican la invasión de Siria





En cuestión de horas, la coalición que EEUU había amalgamado para invadir Siria se ha venido abajo. Canadá, Reino Unido, Italia y Alemania han denegado participar en el ataque a Siria. Que me conste, el único país del mundo que mantiene su disposición a auxiliar a las tropas americanas a invadir Siria es Francia (bueno... y Guatemala). Lo cual dice muy poco del esfuerzo diplomático del gobierno americano. Cabe decir que hay un buen número de indecisos en la comunidad internacional, pero la eventual idea de enfrentarse a un enemigo que se asegura poseer y haber usado armas químicas es bastante disuasoria. Si a eso añadimos que es aliado de al menos dos potencias nucleares, quizá es mejor evitar una confrontación con el Primo de Zumosol que termine en una III Guerra Mundial

Todo ello sucedió a raíz de los documentos presentados por EEUU y el Reino Unido justificando su posición legal ante el supuesto ataque con armas químicas en Siria. En ellos se defiende que el régimen de Bachar Al-Asad atacó varias veces desde abril y concretamente el día 21 de agosto a la población civil con armas químicas en Damasco. 

Y eso es todo.

Asegura que hay cientos de testimonios y vídeos, así como organizaciones no gubernamentales que operan en la zona que pueden atestiguarlo. No se dice quiénes, no se aportan ni dichos vídeos, ni dichos testimonios, ni fotografías "por razones de inteligencia". En otras palabras: hay que creerles a pies juntillas, con una fe ciega. Estas son algunas razones que muestran la falsedad de dichos documentos:

1.- El número de víctimas. De acuerdo con el documento, son 1429 exactamente. Sin embargo, el día del ataque se reportaron de acuerdo con los activistas rebeldes 635 personas afectadas. Hace unos días se hablaba incluso de 355, cifra que se sostiene desde Médicos Sin Fronteras. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos cifró el número de victimas en 322. Como se ve, hay una gran variedad  en los datos.

2.- La hora del ataque. De acuerdo con el informe presentado por los EEUU, el ataque tuvo lugar a las 02:30 am. Sin embargo, el primer testimonio visual del ataque, este vídeo filmado por un médico en el Punto Médico en Jawbar dice que el ataque se produjo "a las primeras horas del amanecer". Como se puede ver en el vídeo, la luz es natural. Es de día en el momento en que se graba el vídeo. Por lo tanto, la hipótesis de que el ataque se produjera durante la madrugada queda desvirtuada.

3.- La supuesta organización  humanitaria que corroboró el ataque es Médicos Sin Fronteras. La propia organización sostiene que informar del ataque fue una "obligación moral", aunque dicho informe ha sido objeto de manipulación. Añade el director de MSF en España que "no son argumento para atacar Siria". De hecho, señalan que MSF no trató a ninguna víctima -como sí asegura el informe presentado por EEUU-, sino que recibió la información de una "fuente fiable". Se informó del ataque el día 24, y en la propia página web de MSF se asegura en la noticia publicada que se desconoce la autoría del ataque.

4.- Lugares afectados por el ataque. De los cinco barrios citados por el informe de los EEUU, en el vídeo antes enlazado sólo se cita uno de ellos: Jawbar. Dicho barrio fue tomado por fuerzas gubernamentales en marzo. Los otros barrios que se citan en el vídeo son Ain Tarma (que también fue tomado por fuerzas gubernamentales como puede verse aquí -AVISO: es bastante duro-) y Zamalka, lugar que ha sido visitado por inspectores de la ONU en su último día antes de retirarse. Hay por tanto, también discrepancia sobre el lugar donde se produjo el ataque.

5.- De acuerdo con el informe de los EEUU, el arma usada es gas sarín. En la página del CDC (agencia americana para el control de enfermedades) podemos encontrar información abundante y detallada sobre el compuesto. En el informe de los EEUU se identifican los mismo síntomas que el gas sarín como los del agente que causó el ataque denunciado. Se insiste bastante en que no hay heridas visibles y por lo tanto el daño debe provenir de un agente tóxico. No obstante, al mismo tiempo se dice un poco más adelante que "al mismo tiempo [el 21 de agosto], el régimen intensificó los bombardeos con artillería en los barrios atacados con armas químicas. En el período de las siguientes veinticuatro horas detectamos fuego de artillería y de cohetes cuatro veces más intenso que en los diez días precedentes". Aquí hay una grave incoherencia: si hubo un intenso fuego de artillería, ¿cómo es que no hay civiles heridos ni muertos a causa del mismo? En esta presentación se detallan las consecuencias que tiene el fuego de artillería sobre el ser humano y las distintas lesiones que puede causar. Si observamos las imágenes disponibles del ataque (son más bien pocas, a pesar de lo dicho por EEUU) se constata que no existen los daños que provoca el fuego de artillería. . La única mención que el vídeo del buen doctor hace al fuego de artillería es en 4:25, que dice "por supuesto [los civiles] deben tener cuidado con los proyectiles de mortero", pero no indica que estos proyectiles sean los que dispersan el agente químico. Por lo tanto, no puede verificarse que la artillería y el lanzamiento de misiles sea el método empleado para el ataque químico.

6.- Las comunicaciones interceptadas. Supuestamente, EEUU habría interceptado comunicaciones de un oficial sirio en la cual se señala que el régimen realizó un ataque con armas químicas el día 21 de agosto. Sin embargo, si esto fuera cierto, ¿por qué no se ha revelado esa grabación, siquiera con la voz distorsionada? No hay manera de corroborar este dato.

7.- Finalmente, se señala que hay inteligencia adicional que identifica al régimen sirio como autor de los ataques, pero que debe ser mantenida como confidencial. Se trata de otro brindis al aire, que tendremos que creer sin más. 

Con todo esto creo que está suficientemente probada la inconsistencia de la información proporcionada por EEUU como justificación para atacar a Siria. No hay manera de corroborar la autoría del ataque, ni la forma en que se produjo, ni siquiera el lugar y la hora del mismo. Ante tal incertidumbre se pretende justificar una intervención militar "en favor de los derechos humanos". Parece ser que las continuas violaciones de los mismos por ambos bandos del conflicto no han importado hasta la fecha ni lo más mínimo a los gobiernos norteamericano y británico.