miércoles, 27 de junio de 2012

Zeitgeist



Zeitgeist es uno de los documentales más provocadores que he visto últimamente. Creo que también uno de los que cuentan con mayor calidad. Es una obra realmente maestra en cuanto a dirección y guión. Todo está hecho al milímetro, con precisión quirúrgica. Es a la vez grandioso y terrible.

El comienzo es bello, mostrándonos una alegoría de la creación del Universo y de la vida, de cómo esta evolucionó hasta dar origen al hombre, y éste dio origen a la civilización a través de la palabra escrita, la cual se usó ¿para qué? Para fijar en un documento las creencias religiosas. Con esta introducción comienza la primera parte de la película

La historia más grande jamás contada

Esta primera parte nos relata cómo la religión cristiana comparte con una serie de religiones más antiguas una gran parte de sus dogmas, y como todos ellos se remontan a las primeras creencias religiosas mesopotámicas, que establecieron el zodíaco como una forma de dogmatizar la adoración al Sol. Se muestra con gran nitidez y claridad expositiva cómo el cristianismo no es otra cosa que una nueva religión solar, creada por el poder político como forma de instrumentar el control social del pueblo.

He de decir que, aunque los argumentos esgrimidos para justificar el sincretismo religioso en torno a la adoración del Sol son muy claros, bien expuestos, gráficos y contundentes; me temo que falla ligeramente en ofrecer datos que conduzcan al espectador a comprender el mensaje que pretende transmitir. Por ejemplo, no mencionaron para nada el hecho de que Nicea es una isla y que durante el Concilio que estableció los dogmas cristianos, ésta estuvo bajo asedio por una flota imperial. Los obispos que establecieron dichos dogmas estuvieron en la práctica varios meses bajo un "arresto domiciliario". El Emperador Constantino se reunió en varias ocasiones con los obispos y cambió varios borradores de la Biblia para adecuarlos a la religión romana y a sus intereses políticos. Por ejemplo, la escena del Nuevo Testamento en la que Jesucristo enseña a sus discípulos que deben pagar sus impuestos. En la Biblia, los romanos no son vistos como agresores ni conquistadores, sino como los legítimos gobernantes de Judea. Este hecho fue influencia directa del Emperador. Tampoco se ofrecen datos sobre cómo el Imperio usó a los obispos como agentes diplomáticos y espías en naciones extranjeras durante los dos siglos de Imperio cristiano que siguieron.

Cabe criticar algunas incorrecciones sobre mitología. Se atribuyen características comunes a varias deidades que no son correctas: así pues, ni Buda, ni Quetzalcóatl, ni Thor nacieron en el solsticio de invierno, ni fueron crucificados. Es más, sólo una parte del budismo reconoce a Buda como una deidad, y no por nacimiento, sino por iluminación ascética.

Sigamos con la segunda parte.

El mundo es una función

Saltamos radicalmente a la época actual. O casi. A 2001, al atentado terrorista más famoso de nuestra era. Aunque Zeitgeist trata de desmontar esa farsa. No se trata de un atentado terrorista, sino que se trata de un complot del gobierno de los EEUU para poder aprobar nuevas leyes represivas y especialmente, para poder fomentar la economía del país, y especialmente, los dividendos de los contratistas militares privados. Ya he hablado de él anteriormente: el enorme complejo industrial-militar de los EEUU, que creó la doctrina del shock. Zeitgeist no hace referencia a la misma en este punto, pero deja entrever este aspecto.

La película nos muestra, partiendo de la versión oficial de los hechos y desmontando cada ladrillo de la misma: la preparación del supuesto "atentado", los vínculos de la familia Bin Laden y la familia Bush (que ya había señalado Michael Moore en "Estúpidos Hombres Blancos"), el ataque al Pentágono, el derrumbamiento del World Trade Center, etc. Quizá esta sea la parte del documental mejor documentada. Quizá me lo haya parecido así porque gran parte de lo que comentan no me resultaba una novedad.

Algo que me llamó la atención es la declaración que se hace acerca de que ese día se estaba realizando un simulacro de atentado con exactamente el mismo plan que llevaron a cabo los supuestos terroristas. Aunque esta información me dio que desconfiar, parece ser que es cierta.

¿Cuál es la relación de esta parte con la anterior? Pronto lo veremos.

No prestes atención a los hombres detrás de la cortina

Esta tercera parte es un poco diferente a las demás. En primer lugar, dura casi tanto como las otras dos juntas. En segundo lugar, puede dividirse internamente en otras cuatro secciones o actos.

El primer "acto" de esta última parte se dedica a explicar cómo fue creada la Reserva Federal. Se deja patente cómo se hizo de forma presuntamente ilegal (veo el fantasma del ronpaulismo en este aspecto) y en cualquier caso con sumo secretismo. Vuestras opiniones tendréis. Aunque Ron Paul no me genere ninguna simpatía, debo reconocer que la creación de la Reserva Federal americana se debió a causa de un proceso legislativo muy atípico.

El segundo "acto" de esta parte se dedica a la creación artificial de crisis con fines especulativos. Empieza con la crisis del 29 y llega hasta antes de la crisis financiera mundial. En este aspecto, la obra bebe de la "doctrina del shock" de la que ya he hablado. Me parece curiosa la relación que se hace entre la familia Bush y la financiación del Eje en la Segunda Guerra Mundial. Eso nos introduce a la tercera sección (en la línea con la teoría de la doctrina del shock).

Esta tercera sección nos pone de relieve cómo EEUU ha "prefabricado" su participación en todas las guerras del siglo XX. Podemos asumir que lo mismo ha hecho en las guerras que ha librado en lo que va de siglo XXI, ya que el patrón es similar, y así lo hace constar la película. En tres ocasiones antes del 11-S, EEUU sufría ataques a sus ciudadanos que justificaban sus intervenciones militares. El 11-S no podía ser una excepción.

Con esto llegamos al último acto de esta parte, y la conclusión de la obra. En ella nos aclaran que estamos ante una gran conspiración formada durante mucho tiempo por dinastías muy ricas y cuyo único propósito es establecer una unión política mundial de carácter oligárquico.

En esta parte Zeitgeist patina bastante, al hablar de una supuesta unión monetaria y de mercado entre EEUU, Canadá y México. Supuestamente el tratado para su fundación se firmó en 2005. Es obvio que no se realizó, y que en ningún momento nadie ha pensado en poner en práctica semejante idea. Si a alguien le queda alguna duda, este artículo explica muy bien este hype conspiranoico.

El documental termina con algunas frases motivadoras de algunos personajes famosos (y no tanto) y la idea de que una humanidad consciente, letrada, y sobre todo, escéptica ante los engaños que se muestran ante ella puede llevar a cabo la titánica tarea de liberarse de las cadenas que un grupo de conspiradores pretenden ponerle.

NOTA: 6,5. El mensaje es interesante (aunque no lo comparto plenamente), y ciertamente plantea interrogantes interesantes. Hay notables errores de documentación y aunque sea una producción hecha como un "collage" a veces un poco excesivo en cuanto a la información ofrecida creo que es interesante verlo. Podéis estar de acuerdo o no con el mensaje, podéis creer o no la existencia de la conspiración. Pero sin duda no os dejará indiferentes.