viernes, 10 de febrero de 2012

Así fallará la reforma laboral (III)

Se masca la tragedia. Hace unos días me preguntaba si Rajoy se creería su reforma laboral. Bien, ya sabemos que no. Pese a ello, sigue adelante porque lo piden desde fuera a gritos. El problema que tiene Rajoy es que si ahora la lía parda, puede producirse una masacre en las elecciones andaluzas y que el PSOE gane de nuevo, aunque sea con apoyo del Partido Andalucista. Por eso tenía que hilar muy fino, y a pesar de que De Guindos califique la reforma como "extremadamente agresiva", yo la calificaría como café descafeinado. Sin azúcar. Lo más grave que no solo se mantenga la dualidad, sino que en la práctica, se aumente. Deprimente.

Es otra oportunidad perdida para España, que verá como el paro sigue aumentando hasta que, terminadas y ganadas las elecciones andaluzas, el Gobierno se ponga "serio" y meta el hachazo de verdad "porque la anterior reforma fue insuficiente". Una vez más, como es típico en España independientemente del color, el Gobierno lleva a cabo un rendimiento subóptimo para obtener un rendimiento electoral.

No obstante, no me voy a meter en cuestiones de ciencia política, sino a analizar la reforma que hoy se aprueba. Aunque con este Gobierno podemos tener sorpresas de última hora (no sería de extrañar). Desglosaré una por una las medidas que están previstas aprobar hoy:

-Rebajas del despido: al adoptar como preferente el contrato para el fomento de empleo (que tanta efectividad ha tenido), se generalizará el despido a 33 días. Esto será de aplicación también a contratos antiguos, pero en una escala doble desde la entrada en vigor. Lo cual puede crear algunas disfunciones en cuanto a los trabajadores contratados en 2012 (que serán cuatro gatos, pero también tienen sus derechos).

Ejemplo: Un trabajador contratado 33 días antes de la entrada en vigor de la reforma, y despedido el mismo día de su publicación, no tendrá derecho a 45 dias de salario pese a que la reforma no es retroactiva.
Además, el despido por causas objetivas se rebaja a 20 días, y se aumentan dichas causas. Veremos si esto no degenera en una generalización del despido objetivo en la sombra, algo que me temo ocurrirá.

La caída de la facturación será también motivo de despido objetivo. La idea tiene su lógica: si una empresa factura menos, tiene unos costes marginalmente superiores para producir cada unidad de producto. Si despide a los trabajadores que "exceden" su necesidad de personal para la nueva facturación, se produce un ajuste de eficiencia. OK, aceptado. No obstante, espero que se establezcan unos criterios objetivos concretos, o esto puede ser el despiporre. El peligro es que los empresarios despidan por encima del número óptimo de trabajadores, para aumentar la carga de trabajo de los restantes o reemplazarlos por temporales.

-Potenciación del contrato a tiempo parcial: Se otorga al empresario plena discrecionalidad en cuanto a la fijación de horarios (esto ya era más o menos así, aunque supongo que se salvarán escollos como preavisos, posibilidad de negociación sindical y otras gaitas administrativas). Además habrá bonificaciones y reducciones en la cotización. Además, se "flexibilizarán" (vete tú a saber qué quieren decir con eso) los contratos para que se pueda despedir a los jóvenes a menor coste (¡que alegría, que alboroto!). Recordad que por tiempo parcial se entiende cualquier contrato por tiempo inferior a las 1800 horas anuales. Es decir, 1799 horas trabajadas al año (lo cual da siete horas y pico al día, sin contar horas extras) es un contrato a tiempo parcial. Eso no va a cambiar. Con lo cual, hay más potenciales abusos en perspectiva.

-Negociación colectiva: Una de las chorradas estrella de esta reforma. Las empresas podrán descolgarse de los convenios colectivos regionales. Lo cual viene significando su agonía y posterior muerte, porque en general cualquier convenio de empresa será más restrictivo que uno general. Los trabajadores tienen su fuerza en el número. Además, los convenios colectivos (de cualquier tipo) no podrán renovarse indefinidamente, sino que caducarán una vez transcurrido el plazo de su vigencia. Espero que en este punto, se establezca un régimen de derecho supletorio eficaz, porque podemos tener situaciones de extraños vacíos legales en el futuro. Lo cual supone más disfunciones e ineficiencia.

-Empleo juvenil: Rajoy también ha chupado bronca por esto. Lo cual es normal, porque ni siquiera Zimbabwe tiene una tasa de paro juvenil tan alta. Con todo el respeto a Zimbabwe, España está por debajo incluso de los países del tercer mundo. Así que eran necesarias medidas contundentes. ¿Cuáles son? Bien, pues la capitalización del 100% de la prestación en orden a la apertura de un negocio. Fin. Salvo que tengas la intención de crear una empresa y tengas derecho a paro, esta reforma no va contigo. Que levanten las manos los que estén en este caso. ¿Nadie? Bien, pues eso. No sé en qué planeta vive Rajoy, pero allí los jóvenes deben ser señores con bigote que se les caen los billetes del bolsillo. Si al menos se introdujeran ayudas a la creación de empresas, reducción de trámites... algo, pues esta medida tendría algo de positivo. En las condiciones actuales, es papel mojado. Y los jóvenes seguiremos igual, o peor, teniendo en cuenta lo dicho sobre la contratación a tiempo parcial.

-Liberalización de los EREs: este sí que es un gol por la escuadra. Decidí hacer un aparte respecto de la negociación colectiva, porque merece ser comentado. España será el primer país de la OCDE en que los EREs no necesitarán autorización administrativa. De tal forma que a partir de ahora, la decisión de realizar EREs será enteramente del empresario. Entiendo que reducir trabas burocráticas siempre es bueno, y que esto permitirá que muchos EREs actualmente paralizados se lleven a trámite, lo cual puede que permita que algunas empresas aumenten eficiencia. No os extrañe, sin embargo, que en los próximos meses/años se multipliquen cuando otros empresarios se sumen a la ola, precisamente con el objeto de reemplazar trabajadores con contrato antiguo a otros con contrato de despido más barato. Quizá esto sea lo más injusto de esta reforma, porque los justiciados serán personas que lleven muchos años trabajando y que serán sustituidos por otros trabajadores con contratos mucho más precarios.

-ETTs operarán en la contratacion pública: la contratación de interinos o trabajadores laborales de la Administración podrá ser hecha por ETTs. Se supone que con el objeto de evitar el fraude en el desempleo. No veo la relación, y de hecho, sospecho que provocará lo diametralmente contrario. No es nuevo que las ETTs caminan en el filo de la navaja en cuanto a legalidad.

Por lo demás, se introducen algunos cambios menores que no aportarán gran cosa a la eficiencia general del mercado o de la economía. Tan pronto como se publique, y pueda examinarla en detalle, veremos si se confirma todo lo que he dicho, o tenemos algún otro cambio de última hora.