miércoles, 11 de enero de 2012

Revolución audiovisual en 2012




O eso es lo que promete la industria en el CES 2012, al menos. Tal vez tenga que ver con la cada vez más inminente aprobación de SOPA en EEUU, que pondrá coto a la piratería, y de paso, a la libertad de expresión. Pero eso es otro tema.
Además del ya resabido lanzamiento de Google TV, estos días llegan noticias sobre otros inventos para revolucionar el moribundo mercado televisivo. Y uno de ellos (en un imprevisible ataque zombie), la resurrección de una red social como MySpace con un servicio de "televisión social". El concepto parece interesante, aunque habrá que ver cómo se concreta. Sobre todo en cuanto a la forma en que se concreten las licencias de contenido. Aparentemente, no parece que se vayan a crear canales nuevos, sino simplemente reconducir la transmisión de los mismos a través de Internet, de forma que puedas verlo en cualquier dispositivo con conexión a la Red. Justin Timberlake nos promete 500 canales. Hombre, es difícil que en tantos canales no se encuentre algo decente que ver a cualquier hora del día, pero habida cuenta de la cantidad de telebasura que existe, creo que más que cantidad, lo que busca ahora el televidente es calidad. Televisión a la carta, que permita a los usuarios qué ver y cuándo. Esa es la razón detrás de la piratería: porque ofrece ese servicio gratis. Claro que, la mayor parte de los usuarios, si nos ofrecen ese servicio a un precio razonable, o soportando la publicidad hasta cierto grado (es decir, no como hace Antena 3), estaríamos dispuestos a utilizarlo.

Otro invento que se ha presentado estos días es Ultraviolet, el nuevo sistema licenciatario de Amazon. Mediante este sistema, podrías comprar una licencia de uso permanente sobre un producto multimedia, que puedes usar en un cierto número de dispositivo registrados (en concreto, doce) y que puedes compartir con otros usuarios (en concreto con hasta seis). Aunque estas limitaciones parecen un poco arbitrarias, sobre todo en cuanto al número de dispositivos. Suponiendo que tengas un PC, un televisor digital y un smartphone: eso son tres dispositivos. Solamente podrás reponerlos cuatro veces antes de volver a tener que comprar la licencia de uso sobre ese producto (supongamos, una película). Las condiciones de uso no detallan si se podrá dar de baja los dispositivos registrados en tu cuenta, de tal forma que si repones tu PC por uno nuevo, puedas dar de baja el viejo y "no cuente para el total". Esta opción parece la más razonable, y espero que se ponga en práctica. Algo que me atrae del sistema es que puedas descargar hasta tres veces el contenido, y almacenarlo en copias físicas. Lo que no queda claro es si ese contenido se puede ver solo en tus reproductores registrados, o en cualquiera compatible con Ultraviolet. Mucho me temo que la codificación de la descarga (como protección anticopia, también), impida ver el archivo descargado en otro dispositivo diferente de los registrados. En general, este sistema sí va más en línea con la idea de TV a la carta a la que me refería antes. En principio, parece que bastantes empresas del sector se han interesado, y ya le han dado su apoyo (o colaboran en el proyecto) Fox, Paramount, Sony, Universal, Warner, Microsoft, Adobe, IBM, Panasonic, Dell...

Samsung, por su parte, ha presentado su Smart TV. La idea parece similar a la de MySpace TV, pero implementada en el hardware. Es decir, se trata de un televisor que puede conectarse a Internet, y navegar por ella con un navegador que viene integrado. Además, el usuario puede acceder a Samsung Apps y descargar contenido de la tienda. En tercer lugar (y lo que de verdad supone cierta innovación), el usuario podrá compartir contenido en redes sociales de lo que está viendo (Facebook, Twitter y Google Talk) así como hacer videollamadas con Skype (por lo que se supone que el aparato vendrá con una cámara integrada). Algo que me parece interesante es la característica que llama "All Share", que permite conectar dispositivos móviles compatibles al televisor, y compartir sus contenidos entre sí. Por último, se incorpora un sistema que permite grabar y reproducir contenidos en USB.

Todo ello (y otras muchas iniciativas como Filmin, Netflix, Tuenti Vídeos, etc.) promete que 2012 será el año del boom del VOD (Video on Demand), especialmente si otros fabricantes se llevan el gato al agua y comienzan integrar la navegación a través de Internet en los televisores. De momento, tendremos que conformarnos con enchufar nuestro PC al televisor mediante cables HDMI, o mediante wi-fi en los más avanzados.