viernes, 27 de enero de 2012

Donde dije digo... digo Diego


No es la primera vez que en este blog cojo al FMI en un renuncio, pero este es de los gordos. De acuerdo con su último boletín, Carlo Cottarelli (que para quienes no lo conozcan es Director del Departamento de Finanzas Públicas de la institución) dice que "El ritmo de la consolidación fiscal de las economías avanzadas en 2012 ya es intenso. Una consolidación demasiado rápida, si el crecimiento económico se desacelera, podría agudizar los riesgos."

Voy a intentar traducir esto a idioma humano. Por "consolidación fiscal" se entiende la subida de impuestos necesaria para hacer frente a las deudas de la mayor parte de Estados de Europa, entre ellos, especialmente España. Por "economías avanzadas" entendemos, básicamente los miembros de la OCDE. Por "intenso" podríamos decir "excesiva en condiciones normales". De nuevo, España cumple esta condición. El "crecimiento económico" se entiende medido respecto del PIB. España se encuentra, según el FMI y prácticamente cualquier experto al que preguntemos, incluido el Ministro de Economía, en recesión: su crecimiento económico es negativo. ¿Qué se entiende por "agudizar los riesgos"? Bueno, tal vez esto.

Es decir, que tenemos la siguiente traducción: "La subida de impuestos en España en 2012 ya es excesiva en condiciones normales. Una subida demasiado rápida, si entra en recesión, podría provocar el fin del euro". En fin, #vamosamorirtodos. Pero esta vez, tiene cierta lógica. El propio informe lo justifica.

De acuerdo con éste, una subida de impuestos demasiado rápida puede ser pro-cíclica, es decir, aumentar el efecto del ciclo. Cierto que los Estados en situación problemática como España necesitan recaudar fondos con rapidez, pero eso no justifica hacerlo a costa de sacrificar la recuperación económica. Sería pan para hoy y hambre para mañana, hablando en términos sencillos. En términos más técnicos, el aumento de la presión fiscal introduce mayores efectos distorsionadores en la actividad económica, que pueden tener como efecto una contracción de esta hasta el punto de provocar una depresión.

Y las consecuencias de ello podrían ser muy graves. Hoy mismo, Wen Jiabao, primer ministro de China, ha transmitido a Angela Merkel su preocupación por la situación y la disponibilidad de su país para ayudar en la estabilización del euro (del cual China posee la cuarta parte de las reservas mundiales), incluyendo la posibilidad de una mayor participación. No obstante, también insiste en que es Europa la que tiene que solucionar sus propios problemas por su cuenta.

Por lo tanto, la pelota está en nuestro campo. El gobierno tendrá que calcular muy bien su actuación, porque se encuentra entre la espada y la pared.

VIDA EXTRA!: La propia Directora del FMI, Christine Lagarde, lo reconoció ayer en Davos: "Reducir deudas es un maratón, no un sprint". "Hace tres años fue un error que el FMI recetara estímulos generalizados para países con problemas distintos, y ahora es un error esa oleada de austeridad que no tiene en cuenta las especificidades de cada caso"