viernes, 31 de enero de 2014

Café doble irlandés



Los españoles amamos el café, es un hecho. Esto es cierto hasta el punto de que existe una variedad de café, el "café americano", que lleva ese nombre en español dondequiera que vayas y se trata de un café largo de agua con extra de azúcar. Una segunda variedad de café, más habitual en España, es el llamado "café doble", que vendría a ser un café con leche largo de café y de leche. Un señor café, vaya. En tercer lugar, el irish coffee es una especialidad de Irlanda, que viene a combinar lo mejor de ambos países: el "café americano" español junto con crema de leche (como el café doble), junto con whisky del país. Y, si tuviéramos que definir el "café doble irlandés", ¿qué sería? Pues una regalía, no visible a simple vista, de un chorrito extra de whisky. 

En realidad, de lo que quiero hablar en este post no es tanto sobre café, sino sobre la "regalía" fiscal que algunas compañías están dándose al practicar el llamado double irish dutch sandwich, también conocido simplemente por double irish. ¿Qué vendría a ser esta práctica? El FMI nos lo explica de esta manera:

"La multinacional X, con sede en los EEUU tiene la oportunidad de hacer negocio, p. ej., en el Reino Unido de un producto que puede proveer de forma remota. Sin embargo, el tipo impositivo de Reino Unido es bastante alto.
De esa forma que vende el producto directamente desde Irlanda a través de la empresa B, con la empresa Y proveyendo de servicios a los clientes a coste de la empresa B. Esto deja un bajo margen de beneficio a la empresa del Reino Unido.
Ahora, el problema de la multinacional es sacar el beneficio fiscal de Irlanda y mantenerlo en una jurisdicción fiscal favorable.
Para esto, lo primero es transferir la patente desde la cual el valor del servicio es transferido a la empresa H en, por ejemplo, las Islas Sandwich [sí, de ahí parte del nombre del timo], donde la tasa impositiva es cero.
De aquí surgen dos problemas. En primer lugar, que los Estados Unidos puede usar sus reglas CFC (Controlled Foreign Company) para gravar con impuestos esta transferencia de dinero. [Como la mayor parte de países, EEUU grava los beneficios en todo el mundo, no sólo en su país. Pero esto no ocurre con todos, y he aquí la trampa].
Para evitar esto, se crea una nueva compañía A en Irlanda, gestionada por la compañía H, y domiciliada en A y B para proósitos fiscales. De esta forma, si se arregla de forma correcta, Reino Unido tratará A y B como una única compañía irlandesa, no sujeta a CFC, mientras que Irlanda tratará A como domiciliada en las Sandwich, por lo que no pagará impuestos. El siguiente problema es enviar el dinero de B a H, evitando controles de capital transfronterizos. Esto se hace estableciendo una compañía conducto en Holanda. Pagos de B a S y de S a A se benefician de la ausencia de controles de capital transfronterizos dentro de la UE. Aquellas transferencias entre B y H están exentos según la ley holandesa." (la traducción es mía).
El FMI calcula que unos 2 trillones de US$ estarían alojados en ultramar usando este esquema, aunque dice que es difícil calcular cuánto correspondería en impuestos a los EEUU (o al país de origen de la multinacional en cuestión).

La siguiente pregunta que se nos plantea es ¿quién está usando este planteamiento? Pues muchos de los grandes gigantes de Internet: Google, Twitter, Facebook, Apple, Microsoft y otros. Concretamente ha sido Apple la que ha sido pillada "in fraganti" y la justicia italiana está detrás de la compañía de la manzana. Pronto serán otros.

De acuerdo con el Jefe de servicios fiscales de la firma PwC en Irlanda, Fergal O´Rourke, los días del double irish están contados. Esto está claro: la mayor parte de países del mundo contiene legislación evitando el fraude fiscal y todo este montaje, digno de timadores de película, entra fácilmente dentro de la definición de fraude de muchas legislaciones. Y aquellas en las que no entra, pronto lo hará. Nadie, y menos los países europeos hambrientos de aumentar su recaudación, va a renunciar a su parte de la tarta de los beneficios de las mayores compañías en crecimiento del mundo. Irlanda, como país rescatado, cuenta con deudas con dichos países y con compromisos que cumplir ante la Troika europea. Por esta razón no es extraño que o bien Irlanda por voluntad propia cambie su legislación, o bien reciba presión por parte de sus acreedores para hacerlo.

P.S.: Yahoo! también se pasa al double irish, y tiene la desfachatez de enviar un mail a sus usuarios vendiéndolo como una"reorganización para mejorar sus servicios". He aquí la prueba del delito:

P.S.2: la OCDE ha anunciado un plan para combatir "la erosión de la base imponible y el traslado de beneficios", tal y como describe elEconomista.es en este artículo. Las cuestiones que quedan en el aire son por una parte, si los Estados pueden llevar a cabo estas reformas fiscales habida cuenta del poder de las multinacionales a las que se enfrentan y en segundo lugar, si serán suficientes. El tiempo lo dirá.