domingo, 23 de noviembre de 2014

Mis villanos favoritos (I): Una réplica a Gloria Álvarez:









Hay varias cosas que no me gustan de este discurso. 
1. En primer lugar, no estoy de acuerdo en que las constituciones deban inscribirse en piedra. Todo código legal, y principalmente una constitución, debe evolucionar con su pueblo. No se trata de "seguir los deseos de los líderes corruptos", sino de evitar que mantener un determinado sistema no se convierta en una forma de opresión. 
2. En segundo lugar, es un error considerar la propiedad privada como un derecho inalienable. ¿Qué es la propiedad privada?¿Lo que uno recibe o lo que uno logra por sí mismo? Alguien que nace en un poblado de chabolas nace sin nada, y por tanto ¿no tiene derecho a una propiedad privada? En el mundo actual, la defensa de la propiedad privada constituye no tanto una defensa del logro del trabajo individual, como una perpetuación de un sistema de acumulación de riqueza milenario que permite que unos pocos acumulen toda la riqueza y recursos para sí, dejando nada más que migajas para los demás, con la promesa vacía de que tienen derecho a conseguir lo que quieran. ¿Pueden ejercer ese derecho? A menudo, no es así. Considerar que todos partimos del mismo barro y tenemos el mismo derecho a la propiedad privada es un error fáctico que conduce a una conclusión equivocada, que las personas pueden lograr lo que quieran con su vida. ¿Cómo puede ser así, cuando el principio básico de la economía es que los recursos son limitados? Si los recursos son limitados, y quienes los acumulan perpetúan su dominio a sus vástagos, la oportunidad de que otros consigan dichos recursos es vana. Tan sólo puede producirse mediante la colectivización, y a esto lo denominan "populismo". 
3. "Si damos esos derechos, ¿de dónde los vamos a sacar?" Esta frase enlaza con lo que dije antes, y muestra claramente la línea de pensamiento que representa. Es mejor que las cosas se queden como están, a que alguien deba renunciar a "su derecho" (su propiedad privada). Es mejor que el rico siga siendo rico, a que los pobres puedan vestirse, ser educados, recibir tratamiento médico. ¿Por qué? Por el hecho de que su derecho es "inalienable" y por mucho que las masas pasen penalidades, el derecho está por encima de todo lo demás. Cualquiera que argumente que se deba quitar a los ricos para dárselo a los pobres es "populista". 
4. Define el populismo como "prometer lo imposible". Es decir, lo único posible es un sistema en el cual se perpetúe la opresión y la escasez de la mayoría, en beneficio de una elite opulenta. Esto es lo que según Gloria Álvarez constituyen una "dictadura que va en contra de la razón y la lógica" en la toma de decisiones. 
 5. Ella misma plantea cómo "los griegos" (concretamente Aristóteles) mostraron cómo podían degenerar las tres formas de gobierno que ellos vislumbraban. Sin embargo, no plantearon que todas ellas podían combinarse en una una: una monarquía en la que el poder se transmite dentro de una elite que dice vivir en una democracia y hace creer al pueblo que tiene la mejor forma de gobierno, cuando en realidad, lo único de lo que son objeto es de la demagogia a la que los opresores los someten. ¿O acaso vamos a creer que las masas eligen vivir en la pobreza y la necesidad? Es únicamente a través de la demagogia que su voluntad se ve viciada, igual que un borracho vende su casa a cambio de más alcohol. 
 6. Aunque pueda compartir lo que dice acerca de la necesidad de la educación, ella misma, tal y como he mencionado más arriba, niega que dicha educación pueda ser posible porque supone arrebatar derechos a alguien, esto es, a la oligarquía que domina el mundo. Por tanto, la tecnología se convierte en un instrumento para la demagogia, es cierto, pero no sólo de aquellos que quieren cambiar el mundo para mejor, sino de aquellos como ella que quieren mantener el mundo como está. 
7. Aunque sí es cierto lo que dice acerca de los incentivos del populismo para perpetuar la pobreza, los mismos incentivos tiene la oligarquía para lo mismo. No es sino a través de la ignorancia que permiten que sus privilegios se mantengan en el tiempo. Que la gente no cuestione el dominio de la oligarquía, tapándolo con el velo de que tienen libertad para hacer lo que quieran con su vida. ¿La tienen? Como dije antes, los recursos son limitados y mientras una mayoría pelee por las migajas, no hay posibilidad alguna de que haya una competición justa para obtenerlos, de forma individual o colectiva. 
8. Al hablar de los regímenes cubano y venezolano, empieza a mezclar "churras con merinas", como decimos en España. Da por sentado que se cometen crímenes contra la humanidad. ¿Y no se cometen en España, en Guatemala o cualquier otro país gobernado por una oligarquía? Esa identificación de lo ajeno con lo malo, y lo propio con lo inocente y prístino no corresponde precisamente con una opinión crítica. Se nos ofrece una visión polarizada, en la que no caben los matices. O estás en contra, o estás a favor. ¿No se puede estar a favor de un sistema público de seguridad social sin ser un comunista? ¿O acaso no fue Bismarck, un dictador enemigo acérrimo del comunismo, el que la implementó en Alemania a finales del siglo XIX? En España, fue Segismundo Moret, un político liberal y monárquico, el que creó la Comisión de Obras Sociales que terminaría por aprobar la Ley del Trabajo que creó el primer seguro social. Sin embargo, la demagogia de los neoconservadores también pasa por revisar la historia para ignorar aquellas cosas de su pasado de las que ahora se arrepienten. 
 9. Reconoce que el populismopopulismo con la izquierda. Se trata de una incoherencia deliberada, ya que trata de reconocer ese "populismo de derecha" como algo que se sale de la norma. El populismo para ella es el que modifica el desequilibrio de derechos que existe, aunque sea para tratar de equilibrarlo. 
10. Más adelante insiste en el mito de que "el hecho de que una persona acumule riqueza no le impida a otra acumularla". Como digo, esto parte de una falacia en la que la riqueza, los recursos, son infinitos. No lo son. Los recursos son escasos por lo que el hecho de una persona acumule riqueza factualmente impide que otra pueda acumularlos, porque no hay más recursos por acumular. 
11. Ella defiende el populismo como una "postergación de la pobreza y la ignorancia", cuando es precisamente el sistema oligárquico que tenemos el que nos ha conducido a esa situación. Nada beneficia más a la elite rica, que una mayoría pobre e ignorante a la que manipular. Y por mucho que ella diga, que "los votos no se refieren sólo a los bienes materiales", ¿a qué otra cosa se pueden referir? ¿Si ni siquiera quieren ceder la propiedad intelectual de las ideas, y prefieren que la cultura esté sometida al régimen de propiedad? ¿Qué cosas inmateriales son esas que no se compran ni se venden, cuando han sido los oligarcas los que han puesto precio a todo lo que existe? ¿Cómo no van a relacionar el voto las masas con las cosas materiales, cuando es lo único que tienen para cambiar el mundo en el que viven? 
Por todas estas razones que rechazo las declaraciones de Gloria Álvarez.