sábado, 28 de junio de 2014

X-Men: Días del Futuro Pasado






En esta ocasión, me gustaría hablar de la última novedad cinematográfica de Marvel, que se trata de "X-Men: Días del Futuro Pasado". La película presenta una suerte de puente entre "X-Men: Primera Generación", las tres primeras películas de X-Men, y las dos últimas películas de Lobezno, "X-Men Orígenes: Lobezno" y "Lobezno Inmortal", junto con las nuevas películas de Marvel, concretamente, "Los Vengadores" y "Capitán América: El Soldado de Invierno". Como se puede imaginar, los guionistas han tenido todo un desafío en hilar todo esto. Por supuesto, hay cosas que han hecho bien, otras que han hecho mal y algunas que simplemente cumplen.

El argumento es, cuanto menos, ingenioso. En el futuro, una suerte de Centinelas "cyborg" han masacrado a los mutantes y a buena parte de la humanidad, imponiéndose un régimen de terror. Para terminar con esto, los últimos mutantes deciden usar el poder de Kitty Pride para enviar la conciencia de otra persona al pasado para poder evitar que este desastre tenga lugar. Para ello, deben utilizar al único mutante cuya mente puede repararse al mismo tiempo que sufre daño: Lobezno. Debe ir al pasado y evitar que Mística asesine a Bolivar Trask, un científico cuyos diseños originales de los Centinelas se terminarían por convertir en la pesadilla de los X-Men y la humanidad. Y se quedan tan anchos.

¿Nadie se ha llevado aún las manos a la cabeza? Bueno, yo sí lo hice. Figuradamente al menos. En primer lugar, ¿desde cuando tiene ese poder? Nadie lo sabe. Es cierto que en Uncanny X-Men vol. 1 # 141-142 una versión suya de un futuro alterno llegó a poseer su cuerpo, pero de aquí a lo que se muestra en la película hay un trecho, y muy largo. Por otra parte, ¿qué es esto de la capacidad de Lobezno para "regenerar su mente"? Justo en la película precedente, "Lobezno inmortal", vemos que su mente está hecha un lío. ¿Porqué no se la regeneró entonces? Ah, quién sabe. Otro terrible gazapo argumental. Para mí, sin este disparatado planteamiento inicial, la película habría ganado mucho. Entiendo que querían sacar todo lo posible a Ellen Page (Kitty Pride) y a Hugh Jackman (Lobezno), pero había otras formas de hacerlo. Bruja Escarlata, para la cual ya hay una actriz contratada (Elizabeth Olsen) podría haber hecho esto mucho más creíble. Por otra parte, entiendo que Lobezno también es el mutante adecuado al poder sobrevivir al trauma de verse inmerso en su cuerpo de cincuenta años antes, ya que éste es prácticamente igual. Explicado de esta forma, es bastante más lógico. También podrían haber usado a la propia hija de Bolivar Trask, Tanya Trask, que en los comics de Tierra-616 (el futuro alternativo que la película aparentemente nos muestra) es una mutante capaz de viajar en el tiempo. Su introducción hubiera dado profundida al personaje interpretado por Peter Dinklage pero imagino que le hubiera quitado a Hugh Jackman el protagonismo y eso es una línea roja que Marvel no estaba dispuesta a cruzar.

Suponiendo que nos traguemos esta primera pelota, avanzamos en la película y nos encontramos con el que será el reparto principal:
-James mcAvoy (Charles Xavier/Prof. X): es difícil imaginar un Profesor X traumado, drogadicto y maniático, pero mcAvoy hace aquí un gran papel. En la transición de ese Charles Xavier derrotado a un Prof. X capaz de inspirar y mostrar a otros mutantes el camino hacia la salvación, mcAvoy sabe captar todos los matices del personaje. La apariencia del personaje muestra su decaimiento y derrumbe personal, lo cual ha sido un gran éxito por parte de los maquilladores. Sus camisas de flores y pantalones de campana le dan el aspecto setentero de científico hippie que la ambientación demandada. Esto han sido grandes aciertos por parte de la dirección en cuanto a su caracterización, en mi opinión.
-Michael Fassbender (Erik Lehnsherr/Magneto): Fassbender interpreta a un Magneto en alza como villano en busca de redención. Implacable y oscuro, es la cara contraria a Charles Xavier. Para él, los medios justifican los fines. Sin embargo, eso le coloca al mismo a un paso de ser exactamente igual que el enemigo mutuo. Buena interpretación, hace el contrapunto necesario a Xavier sin innovar demasiado en el personaje.
-Peter Dinklage (Bolivar Trask): Bolivar Trask es un científico militar que ha desarrollado al arma definitiva contra los mutantes, los Centinelas. Estos Centinelas son capaces de distinguir el Gen X, de forma que no atacarán a los humanos... todavía. En el futuro alternativo, cuando los mutantes sean más escasos y los humanos en el poder más radicales, los Centinelas también irán a por aquellos humanos relacionados con los mutantes. Esto es algo que Trask desconoce, pero que pondrá en marcha si consigue analizar el ADN de Mística e incorporarlo al armamento Centinela para desarrollar a los Centinelas cyborg del futuro. Salvo por el nombre y por el trasfondo, nada en este Trask se parece al de los comics. La historia sobre sus hijos mutantes desaparece de escena. Reconozco que Peter Dinklage es un buen actor y hace bien su papel, lo cierto que como pretendido villano resulta bastante insulso. Admito que han sabido darle una cierta tonalidad gris en el momento que éste explica su moralidad, que hace al espectador empatizar con él. No obstante, no es un pesonaje que me haya convencido demasiado.
-Jennifer Lawrence (Raven/Mística): la única "villana" de la película, realmente, es Mística. Tras haber sido captada por Magneto, Raven adoptó una senda más oscura que la va a convertir en Mística. Su sed de sangre por los crímenes de Trask la conducen a una venganza suicida que nuestro grupo protagonista (Charles Xavier, Magneto, Bestia, Lobezno y -fugazmente- Peter Maximoff -futuro Mercurio-). Mística tiene en común con Magneto y Xavier su lucha por la libertad de los mutantes, pero al contrario que éstos, no tiene un plan definido, sino que es una asesina solitaria que puede poner en marcha con sus acciones una maquinaria de guerra que acabe con los mutantes.
-Hugh Jackman (Lobezno): nada destacable en su actuación. Tras un buen número de películas a su espalda, está cómodo en el personaje y realiza el papel con soltura y efectividad. Aunque sea el personaje del punto de vista, no es completamente el protagonista de esta película, lo cual es de agradecer.Al menos esta vez lo vemos más allá de las escenas de acción, ya que en este caso su misión será la de actuar de fuerza motora de los acontecimientos y necesitará de la palabra, más que de las garras, para llevarla a cabo. 
-Evan Peters (Peter Maximoff): he de decir que estaba bastante animado de poder ver por primera vez a este personaje en la gran pantalla. Se trata de uno de los personajes más complejos del universo Marvel, y su presencia en "Los Vengadores: La Era de Ultrón"  es una adición que me pareció prometedora. No obstante, en esta película no veremos ese Mercurio, sino aún como Peter Maximoff en su época de adolescente rebelde. El poco tiempo que aparece en pantalla es suficiente para sacarnos unas cuantas risas con un papel cómico, aunque confío en que las futuras películas muestren un carácter más dramático en el personaje y no se quede como secundario cómico. 

Entrando en un análisis más general de la película, he de destacar como puntos positivos que han sabido acertar en lo visual al contrastar ambas épocas de la historia: por una parte un futuro distópico y opresivo, falto de esperanza, lleno de paisajes oscuros y tenebrosos, con una perfecta caracterización de los EEUU de los setenta, Richard Nixon incluido. Otro punto positivo para mí es el paralelismo que se hace entre la lucha de los mutantes y la lucha del movimiento beatnik y contracultural contra el liberalismo y conservadurismo estrictos de la epoca. Mientras que en películas anteriores se ha identificado fuertemente a los mutantes con el pueblo judío, en esta película han sabido darle una vuelta de tuerca más interesante desde mi punto de vista. 

Por otra parte, otro punto muy positivo de la película es que no queda claro en ningún momento quién es el "villano", si es que hay alguno. Magneto y Mística son luchadores por la libertad, Trask un científico que busca la salvación de la humanidad, y Nixon... bueno, es Nixon. Ya sabemos lo que quiere. Quizá, y de forma bastante original, el único "villano" en esta película sea la humanidad en su conjunto, que será manipulada para provocar su propio holocausto mediante la persecución de lo diferente (los mutantes) en su seno. Este es un tema clave en la cultura beat y la Revolución de Mayo del 68, por lo que la caracterización de la época ha calado mucho más allá de estética y el vestuario, para convertirse en el núcleo mismo del filme. Este movimiento y sus reivindicaciones es algo que vuelve a estar, en cierto modo, en alza gracias a la aparición de la Primavera Árabe, el Movimiento 15-M, y el Movimiento Ocuppy, entre otros movimientos de jóvenes disconformes con el sistema neoliberal y que en parte heredan los ideales de sus predecesores de hace cincuenta años.

En cuanto a puntos negativos, tengo que criticar el abuso del tiempo-bala en la películas, en las escenas de acción. Es comprensible su uso, y hasta interesante en lo paródico, en las escenas de acción de Peter Maximoff, pero en el resto de la película es un auténtico despropósito. Lo siento, quizá a Ang Lee pueda gustarle, pero a mí me ha parecido excesivo. 

Otro punto negativo de la película es el que señalé antes. Teniendo la posibilidad de haber añadido un arco argumental más fiel a los comics, así como más interesante argumental y dramáticamente, nos encontramos con una chapuza de primera clase que resta credibilidad al inicio de la película. Aunque luego retome el ritmo y resulte interesante su desarrollo, creo que es un tropiezo imperdonable para los guionistas, que por otra parte han hilado fino en otros muchos aspectos de la película.

Nota: 7. La película está trabajada, creo que resulta interesante desde el punto de vista argumental y ha sabido transicionar la trilogía antigua de X-Men y las dos últimas películas de Lobezno hacia las futuras películas de Marvel, comenzando por Los Vengadores: La Era de Ultrón. Tiene unos cuantos patinazos en cuanto a la dirección, pero creo que son perdonables.