lunes, 23 de septiembre de 2013

Notas sobre las elecciones alemanas





Las elecciones alemanas se han desarrollado siguiendo el guión prestablecido por las encuestas al pie de la letra. Yo casi recé porque hubiera un mayor margen de error en éstas, pero lo cierto es que todas las piezas encajan a la perfección y el resultado de ese rompecabezas es un tercer gobierno para Angela Merkel. 

La victoria ha sido "arrolladora" según algunos medios. Se trata de una visión muy (demasiado) entusiasta. La CDU ha perdido a su socio de gobierno, la FDP, que baja a la segunda división de los partidos sin representación en el Bundestag y cuya presencia se limita sólo a algunos representantes en la cámara baja y los Estados federados. 

Sin embargo, a rey muerto, rey puesto. Como dije en el anterior post, si el SDP conseguía sacar más de un 25% de los votos, la formación de una "gran coalición" sería prácticamente un hecho. Aunque las matemáticas dan también la posibilidad de pacto con Los Verdes, es poco probable que éstos acepten, o si vamos al caso, que la CDU siquiera les ofrezca esa posibilidad teniendo en cuenta el resultado de esa coalición en Hamburgo

¿Cuál es la causa de este resultado? En mi opinión, hay dos factores fundamentales a tener en cuenta. En primer lugar, el empobrecimiento de la clase media en los últimos cuatro años, que ha desmotivado a los votantes tradicionales de FDP. Muchos habrá mostrado su disconformidad mediante la siesta en el sofá, mientras que otros lo habrán hecho votando a Alternativa para Alemania, o en el caso de muchos jóvenes, a Los Verdes.

El segundo factor a tener en cuenta es que los alemanes apoyan la política exterior alemana en mayor medida de lo que apoyan su política interior. Esto es lo que explica las derrotas electorales de CDU en elecciones regionales y locales, pero su victoria a nivel federal. Quieren un gobierno que le apriete las tuercas a sus indisciplinados vecinos del sur, pero cuando llega la hora de los recortes y las subidas de impuestos en el interior... ¡Ah, eso sí que no! 

Todavía existe la posibilidad de un gobierno tripartito de izquierdas, pero será sin Peer Steinbrück a la cabeza. De hecho, si hay una gran coalición, tampoco formará parte de la misma. Yo me pregunto para qué se presenta cómo candidato entonces. ¿No planearía ganar él solo por mayoría absoluta, verdad? Quizá por eso los alemanes lo consideran un bala perdida y no le han depositado su confianza.

Total, que con toda probabilidad veremos a Merkel gobernando Alemania cuatro años más, con el respaldo de un SDP que ha perdido totalmente su identidad como partido de izquierda. Una pena. Europa necesitaba el cambio.