sábado, 21 de septiembre de 2013

El Día-D de Europa


Mañana es el Día D de Europa. En este caso, la "D" podría ser de "decisivo", de "destino", incluso de doom ("muerte", en inglés americano). Sin embargo, será, principalmente, de Deutschland. Alemania se juega mañana el futuro de una Europa bajo marasmo. Alemania es el único país que, con la comparsa de Francia y Reino Unido, es capaz de poner sobre la mesa una hoja de ruta para salir de una recesión que, en buena medida, han sido los causantes.

No voy a analizar en esta entrada por qué Alemania tiene mayor o menor grado de culpa en la recesión europea, ni tampoco mi opinión sobre la forma que ha tenido de encararla. Ya lo he hecho en otras ocasiones y mi opinión es fundamentalmente la misma. De lo que tratará esta entrada es del análisis de lo que puede ocurrir en Alemania y Europa a partir de mañana, a través de una serie de escenarios hipotéticos dentro del márgen de los sondeos. La gran pregunta no es si la CDU de Merkel ganará las elecciones, sino cuál será la distribución de los otros grupos y las posibles coaliciones que se puedan dar. A partir de aquí es mera conjetura, pero en unos días habrá un nuevo post ya con datos de las elecciones. 

Escenario 1: Nada nuevo bajo el sol
El primer escenario y más probable es que las cosas se queden como están. Eso vendría de la mano de un trasvase de votos del SPD hacia Die Linke, Los Verdes e incluso, Alternativa por Alemania. La idea bajo este escenario es que el votante alemán de clase media progresista radicalice su posición ante la posibilidad de una gran coalición que venga sustentando la política de austeridad de Merkel. Además, el hecho de que Peer Steinbrück ya formara un gobierno de coalición con Merkel en 2005 da que pensar. Por su parte, aunque los votos de FDP caigan, se podrían ver beneficiados en este escenario y ganar los apoyos necesarios para mantenerse en el Bundestag. Si el SPD logra un apoyo menor al 25%, es más que probable que CDU pacte continuar el gobierno de coalición con FDP. En esa situación, podéis imaginaros que Europa seguirá la senda del austericidio y la balcanización. 

Escenario 2: FDP se cae del Bundestag
FDP es un partido fundamentalmente apoyado por la clase media urbana de Alemania, la que más ha sufrido los recortes del gobierno de la CDU-FDP. Sintiéndose traicionados y abandonados por su partido, es posible que su voto se vaya al SDP para que haya una "Gran Coalición" que ponga freno a la senda de los recortes, o incluso una "Coalición del Semáforo" que pudiera aliarse con Francia para una nueva senda progresista en Europa. Los alemanes de este escenario están cabreados, y se lo van a hacer pagar a Merkel. Es probable que en este escenario haya una participación tendiendo a baja en el sur del país, donde CDU tiene mayor apoyo. También es probable que Baden-Wurtenberg y Renania apoyen a Los Verdes como ya hicieron en las elecciones estatales, sólo por hacer voto de castigo hacia políticas regionales de la CDU

En este escenario, es casi segura una coalición entre CDU y SDP, salvo que por el efecto del corte del 5%, suficientes escaños vayan a verdes y poscomunistas como para que haya una nueva coalición de izquierdas con Peer Steinbrück como nuevo conciller de Alemania. Es la más improbable de las probables situaciones que se puedan originar mañana, pero posiblemente sea lo mejor para Europa en este momento. La creación de un fuerte eje Francia-Alemania-EEUU ideológicamente progresista podría favorecer un giro de timón en Bruselas y el fin de las políticas de austeridad.

Escenario 3: Estos germanos están todos locos, Astérix
Siempre es posible que los alemanes sean unos cretinos y decidan hacer otra cosa diferente a la que las encuestas les dicen que hagan. Los últimos días dan cada vez más votos a Alternativa para Alemania. Siempre es posible que la previsible salida de los Piratas del Parlamento no se produzca. Siempre es posible que Los Verdes ganen las elecciones y desfilen en unicornio por Berlín. En una democracia mandan los votantes y no los periodistas. Por muy previsibles que puedan ser los alemanes, la verdad es que muchos alemanes están muy cabreados con el gobierno y no pocos de ellos son votantes tradicionales del CDU. La sombra de un nuevo rescate a Grecia (que obligaría a subir los impuestos en Alemania),  una guerra en Oriente Medio y el desencanto creciente con las políticas europeas son factores que quizá las encuestas están valorando demasiado a la ligera. 

¿Os imagináis una coalición de Verdes, Piratas y Euroescépticos? Yo no, pero sería un interesante nuevo mundo. 

Pronto veremos los resultados. Hasta entonces, sólo queda esperar. ¡Que gane el mejor!