sábado, 31 de julio de 2010

RIFTS - Aventuras en el Nuevo Oeste


Es hora ya de un nuevo resumen de las últimas dos sesiones de mi crónica de Rifts. En la última sesión, los personajes se habían encontrado en la tesitura de rendirse ante Ozymandias, y rendirle pleitesía, tal y como pedía. Y eso es exactamente lo que ocurrió, con cierta resistencia por parte de Malcolm. Ello satisfizo enormente a Ozymandias, el cual les encargó contactar con la Coalición, para saber por qué motivo estaban "merodeando" por los límites orientales de su reino. A cambio, accedió a la demanda de los protagonistas de cederles un equipo geológico de sensores, que les permitiría detectar el estroncio. Se dirigieron a las coordenadas que Ozymandias les indicó, y allí entablaron contacto con el Teniente Toller Kimborough, un oficial de la Coalición bastante joven, y relativamente tolerante. Éste les ofreció trabajar para la Coalición, investigando un extraño fenómeno paranormal en el oeste de Kansas, a cambio de la misma máquina. Por supuesto, aceptaron. Tras comunicar a Ozymandias el propósito de los "Dead Boys" de Kimborough, éste les "prestó" la máquina que necesitaban, por el plazo de una semana. Por supuesto, que no se la piensan devolver.

A continuación, el grupo decidió volver a la base, donde se relajaron, bebieron e intimaron tanto entre ellos como con algunos personajes de la base, como Zoey Gordon, bella y excelente mecánica de tan sólo 19 años, hija del brillante aunque excéntrico Prof. Moebius Gordon, y casada con el Teniente "Tim" Sanders, un Juicer de la base. Esto último fue algo Malcolm averiguó tan sólo después de acostarse con la joven... Por otra banda, Kim "Blackjack" Harris intentó desplumar a Jet y Ellen, pero al final se apiadó de los dos (un tahúr como él no disfruta desplumando a novatos), y simplemente les enseñó algunos trucos para jugar al poker. Por su parte, River y Jimmy, bueno, intimaron entre ellos.

Al día siguiente, con cierta resaca de la noche anterior, todos menos River (enfrascada en cierto experimento del que no quiso dar información) se reunieron con el Comandante William "Sheriff" Swift, con el objetivo de decidir el próximo curso de acción. Este les advirtió gravemente que confiaba en ellos para la misión, pero que debían darse cierta prisa: sólo les quedaban suministros para cinco días. Ellen, acertadamente, propuso que se hiciera racionamiento, lo cual extendería la duración de los suministros. "Aún así, dáos prisa", replicó Swift. Con lo cual, los jugadores decidieron que la mejor opción era dirigirse al norte y probar suerte en Nebraska.

El camino fue relativamente tranquilo, pero ya durante el mismo comenzaron a notar extrañas anomalías climáticas. Hacia el anochecer, pararon en un pequeño pueblo, Oak Hills. Allí, en la taberna, una docena de personas bebían con los ánimos bastante caídos. Jet, Ellen y Jimmy entablaron conversación con el tabernero local, un hombre de ascendencia irlandesa llamado John Sheridan, mientras que Mal vigilaba fuera. Sheridan les contó que estos cambios de clima se venían produciendo desde hacía unos tres meses. Un hombre de la taberna, un comerciante llamado Barlow les dijo que los rumores decían que la causa era una máquina que había aparecido en el cielo por esa época. Al cabo de un rato, Ellen relevó a Malcolm en la vigilancia, momento en el que hizo aparición un hombre con algo semejante a un uniforme, y con una brillante estrella de cinco puntas en su pechera. El Sheriff Jordan Fisk, un joven de unos veintitantos años, muy alto, y con gafas de sol (pese a ser casi de noche). Muy burdamente, intentó ligar con la joven, mientras le sonsacaba información sobre el grupo y su propósito. Invitó a la joven a su casa, pero al rechazar ésta, se despidió cortésmente, y se retiró saludando con su sombrero.

Por la noche, los protagonistas se instalaron en el hotel, y recibieron una inesperada visita. El Sheriff, junto con dos matones armados con escopetas, intentaron entrar en la habitación de Jimmy, quién sabe con qué oscuro propósito. Sin embargo, fueron descubiertos, a lo que siguió una escena de "tablas mexicanas" en el pasillo del hotel. Finalmente, el Sheriff y sus hombres se retiraron al salón del hotel, donde Ellen y Malcolm, primero, y luego también Jimmy se les unieron. Tras más tensa conversación, el Sheriff y los suyos se retiraron. Por la mañana, los héroes tomaron de nuevo su camino hacia el norte. Jimmy se encontró una multa de aparcamiento en su armadura de Glitter Boy, que por supuesto, no pagó.

Durante el camino al norte, se encontraron con un área calcinada, con varios cadáveres en su interior. Por lo que pudieron averiguar, se trataba de varios hombres de Northern Gun, un país situado al norte, enviados para lo mismo que ellos. Probablemente murieron por combustión espontánea de uno de ellos que iba en el centro.

Finalmente, ante ellos, orgulloso se alzaba en el cielo la extraña máquina. Probablemente, de origen alienígena. Jet consiguió averiguar que la máquina succionaba energía del nexo de líneas de ley que se encuentra inmediatamente debajo. Jet decidió entonces acercarse volando astralmente para espiar. Sin embargo, no sospechaba que al poco de echar un vistazo, se formaría en el nexo un extraño "fenómeno climático" denominado "maelstrom dimensional", el cual abrió un portal que lo succionó en su forma astral. Los demás, tan sólo vieron un fogonazo de tenue luz verde.

¿A qué extraña dimensión habrá ido a parar Jet? ¿Conseguirá volver? ¿Cómo reaccionarán sus compañeros? La respuesta, en la próxima edición.