viernes, 9 de enero de 2015

Mentiras sobre Venezuela, verdades sobre España







Hace unos días se publicó en el canal RaGLaN de YouTube un reportaje acerca de la realidad de Venezuela con respecto a lo que se dice de ella en España con relación a Podemos. Desde España no deja de insistirse en azuzar el fantasma de Hugo Chávez como una forma de atemorizar a los españoles respecto de lo que puede ocurrir en España si Podemos llegara a gobernar. Esto resulta efectivo en la medida que los medios han manipulado en España desde hace muchos años lo que de verdad ocurre en Venezuela. En el vídeo de cabecera se puede ver el reportaje. A continuación, me gustaría profundizar en algunos aspectos del mismo, así como poner sobre la mesa la forma en que España, en realidad, no está tan lejos de parecerse al denostado "régimen bolivariano".



"Venezuela es una dictadura".

FALSO. Venezuela ha celebrado elecciones casi cada año desde que Hugo Chávez llegó al poder, la mayor parte de ellas por iniciativa propia del presidente o de su partido. En esta página se puede consultar información relativa a las elecciones venezolanas: procedimientos, resultados, etc. Tal y como se menciona en el vídeo de boca del propio Jimmy Carter, Venezuela admite observadores internacionales en sus elecciones y éstas han sido avaladas por los mismos por su transparencia y rigurosidad. También recomiendo la lectura de este artículo del sociólogo Gregory Wilpert acerca del reforzamiento de la democracia desde el inicio de la revolución bolivariana. Incluso la ficha país del Ministerio de Exteriores de España sobre Venezuela reconoce su carácter de república federal aunque reconoce que en la práctica se manifiesta como una república presidencialista. Este artículo del politólogo Sebastián Lavezzolo pone en duda el carácter de democracia de Venezuela desde 2006, pero es útil para hacer una comparación respecto de España.


¿Es España una democracia?

Utlizando como base las cinco medidas a las que alude Lavezzolo, hay serias dudas ya que España falla en al menos dos de las cinco. Por otra parte, leyes como la nueva Ley de Seguridad Ciudadana han supuesto que muchos países se pongan en alerta ante un posible giro autoritario de España.

Vamos a analizar las cinco medidas que Lavezzolo cita en su artículo, en relación con España.

*Según Przeworski, España NO es una democracia. 
Los criterios son los siguientes:
1. El presidente/primer ministro es elegido de forma directa. La Constitución Española establece la elección indirecta del Presidente del Gobierno por el poder legislativo.
2. Los electores pueden elegir entre dos o más partidos independendientes. Es cierto que pueden presentarse muchos partidos, y de hecho, lo hacen, pero la forma en que está construida la Ley de Régimen Electoral 5/1985, y sobre todo, la forma en que los partidos políticos se financian de acuerdo a la Ley de Financiación de Partidos Políticos 8/2007 previene que ninguno de ellos pueda llegar de forma realista a formar gobierno. A pesar de que Podemos pisa fuerte en las encuestas y amenaza con romper esto la realidad es que en casi cuarenta años la alternancia se ha producido entre sólo dos partidos y de forma intermitente. Sobre eso habla el cuarto criterio. Hay un factor importante a tener en cuenta para determinar el cumplimiento de este criterio, y es la etiqueta de "independiente": los partidos políticos españoles dependen de la financiación pública establecida por el Gobierno en la Ley de Presupuestos. Debido a esto, se encuentran en total dependencia económica en la parte pública de su financiación, mientras que no existe transparencia en cuanto a la forma en que reciben financiación privada por parte de lobbys o individuos poderosos. No se puede dar por sentado, por tanto, que estos partidos sean independientes y de hecho, las puertas giratorias entre política y multinacionales parece indicar más bien lo contrario.
3. El poder legislativo debe elegirse de forma directa (esto sí se cumple).
4. Debe existir alternancia en el poder tras, al menos, dos legislaturas o periodos presidenciales. La realidad en España es que esto tan sólo se ha cumplido en el inicio de su andadura, pero desde la llegada al poder del PSOE en 1982 no ha vuelto a ocurrir. Desde entonces, la alternancia en el poder entre los dos grandes partidos se ha producido tras, al menos, dos legislaturas seguidas como mínimo.

*Según Cheibub, España NO es una democracia.
Cheibub introduce una modificación al último criterio, “existe una alternancia política bajo las mismas reglas electorales que llevaron al ejecutivo al poder”. Esto no se ha producido en España ya que sistemáticamente cada vez que un partido ha llegado al poder ha modificado las leyes electorales y de financiación de partidos. Además, ambos partidos han practicado la estrategia del "Gerrymandering" para modificar las circunscripciones electorales en su favor.

*Según Boix, España podría no ser una democracia.
Boix establece tres criterios, de los cuales España cumple uno (la mayoría de los adultos tiene derecho a voto), incumple otra (el ejecutivo es directa o indirectamente elegido en elecciones populares y es responsable ante los votantes o la legislatura) y deja una en duda (el legislativo (o el ejecutivo si es directamente elegido) es elegido en elecciones libres y justas). En el caso de la condición que incumple lo hace principalmente en cuando a la subcondición de que sea responsable  ante los votantes: no hay ninguna forma legal en España para que el pueblo pueda revocar al ejecutivo. La única forma que existe es indirecta (a través del poder legislativo) y debido a la estructura de la financiación de los partidos, éste se encuentra en dependencia económica directa del ejecutivo lo cual hace que esta herramienta nunca haya sido usada y sea más bien una reliquia. En relación a la condición que es dudosa, me refiero a que el sistema electoral no es proporcional y por tanto, algunos votos tienen un valor efectivo mayor a la hora de determinar la composición del poder legislativo que elige al Presidente del Gobierno.


*Según Polity IV, España es un democracia. Este grupo de politólogos establece una serie de índices que valoran de -10 (autocracia) a 10 (democracia completa). España recibe un 10, aunque no están disponibles los datos según los cuales establecen estas valoraciones, sólo el gráfico con la puntuación de cada país y su evolución. 

*Según Epstein, España es una democracia. Cabe señalar que Epstein se basa en los datos de Polity IV para hacer una precisión sobre los casos dudosos, al categorizar en tres niveles las puntuaciones, correspondiendo el rango de 8 a 10 puntos el de la democracia. Por tanto, debe tenerse en cuenta que calificar en la medida anterior lo hace también en esta de forma casi automática, salvo que se encuentre en una zona gris.


"El régimen bolivariano ha sumido Venezuela en la pobreza"

FALSO. El vídeo da algunos datos al respecto de esto, aunque hay uno importante en el que me gustaría detenerme por su carácter especialmente revelador y su aceptación general: el índice de desarrollo humano (IDH) elaborado por Naciones Unidas. Este índice coloca a Venezuela en el puesto 67º de la tabla con 0,764 puntos y no ha dejado de crecer (si bien de forma más moderada desde 2008) desde que Hugo Chávez asumió la presidencia. España se encuentra bastante más arriba (en el puesto 27º, con 0,869 puntos)


¿Ha mejorado el índice de de desarrollo humano en España en los últimos años?

Lo cierto es que no. Se ha mantenido estancado desde 2011 y su crecimiento ha sido muy lento en los años anteriores. De hecho, se encuentra entre los últimos de Europa y la tendencia es a una inversión del ciclo que podría haber producido en 2014 (pendiente de que se publiquen los datos) la primera caída del mismo desde que se ha venido calculando. 


Si comparamos los datos de España con los de Venezuela, no salimos tan bien parados en algunos aspectos. Por ejemplo, Venezuela tiene una tasa de paro del 5,9% frente a un 25% de España. La deuda per cápita de España es casi diez veces mayor que la de Venezuela, que se ha venido manteniendo estable con el régimen bolivariano en el poder. En cuanto a gasto público, el régimen "socialista" de Venezuela viene haciendo un gasto ocho veces menor al de España. En datos per cápita, el gasto de España supera en un 400% al de Venezuela. Eso sí, si hablamos de calidad del gasto, España gasta un 9,52% en educación, mientras que Venezuela gasta un 20,66%. En cambio, el gasto en defensa per cápita de Venezuela es tres veces menor al de España a pesar de estar rodeado de estados hostiles militarmente como son Colombia o EEUU, mientras que España no cuenta con ningún Estado enemigo en sus alrededores. En cuanto al índice de corrupción, España presenta un índice tres veces mayor al de Venezuela. Cabería preguntarse, a la luz de estos datos, qué país está realmente en el Tercer Mundo.

"Podemos va a convertir España en la Venezuela de Chávez"

Aunque no podemos afirmar que esto pueda ser falso, ya que se trata de una predicción de un presunto giro apocalíptico de la política de Podemos que no es posible vaticinar, cabe decir que ninguno de los dos partidos que han gobernado hasta la fecha ha cumplido sus promesas y, de hecho, ambos nos han acercado a la luz de los datos, a colocarnos más cerca que nunca de ser un país como Venezuela en lo que a pobreza y autoritarismo se puede referir. Por desgracia, los gobiernos de España no han imitado a Venezuela en lo bueno, mediante acciones como no someter a referéndum toda reforma constitucional, reducir la inversión social, o no mantener unas cuentas saneadas. En este sentido, esperamos que esto sí se haga verdad y si Podemos llega a vencer electoralmente al régimen bipartidista convierta un poco más a España en un país como la Venezuela de Chávez.