domingo, 29 de agosto de 2010

RIFTS - Primer Contacto


Mientras Jet emprendía su primer viaje dimensional, Malcolm, Ellen y Jimmy se enfrentaban al monstruo mecánico. Éste envió una señal electrónica para hackear los sistemas del Glitter Boy de Jimmy, a lo que Malcolm contestó disparándole con su rifle. El monstruo mecánico, entonces, contestó hablando a través del sistema vocal del Glitter Boy: les amenazó con que soltaran las armas o se atuvieran a las consecuencias. Mal volvió a dispararle, con lo que la respuesta del robot fue un ataque psiónico para controlarles la mente, a la vez que disparaba todos sus lasers a Mal. Tuvo éxito con Ellen, que remató al pobre desintegrándolo en polvo subatómico. Bajo el shock de lo que acababa de hacer, soltó su arma, y se rindió ante el monstruo. Este cesó en sus ataques y les comenzó a explicar su propósito allí.

Mientras tanto, Jet apareció en un extraño lugar, completamente blanco, rodeado tan sólo por nubes que revelaban, al fondo, un extraño sistema solar subacuático. Ante él apareció una entidad que se identificó, tras convencer al joven mago de sus buenas intenciones, como Enki, el primer mago, y dios de la magia en la cultura babilónica. Reveló a su nuevo aprendiz que normalmente no se fijaría en un mago tan insignificante, pero que llegando a donde había llegado, sacaría provecho de él, enviándolo como emisario ante un clan atlante, situado en uno de los planetas del msiterioso sistema solar. Le explicó que esta dimensión estaba vedada para él, pero que podría hacer uso de sus habilidades allí. El viaje por el sistema subacuático fue extraño, aunque no difícil. Tuvo que esconderse de las patrullas de los enemigos de Enki, el pueblo de Apsu (otra deidad babilónica). Lo que siguió, una vez llegó al planeta, fue todavía más extraño. Se convirtió rápidamente en un mesías entre los Prometeanos, los verdaderos atlantes. Consiguió unificar las divisiones entre ellos para que construyeran una gran nave con la que huir de su exilio, y volver a la Tierra, como primer paso hacia la Tierra Prometida: Atlantis. Una vez cumplió su misión, despertó de nuevo en la Tierra. Lo que en Prometea habían sido dos meses, habían sido apenas cinco minutos en la Tierra.

En aquel momento, también llegó River, que había salido con retraso. Ellen mantenía una conversación con el robot alienígena, que se presentó como Perseo. De acuerdo con él, su raza, que antiguamente sirvió a los humanos, se había revelado. Él, sin embargo, gracias al conocimiento aportado por un Oráculo llamado Delfos, había comprendido que la coexistencia era posible, y que debía ir a la Tierra para defender a los humanos de la invasión. Por ello, escogió un lugar relativamente desierto en el que instalar su base de operaciones. Utilizando sus conocimientos científicos, comenzó a provocar alteraciones climáticas con el fin de disuadir a los humanos de seguir viviendo en la zona. Sin embargo, al ser encontrado por los personajes, lo convencieron para que empleara "otros métodos más directos". Además, lograron con él un trato: su permiso para la prospección de estroncio en la zona a cambio de utilizar la prospección como esqueleto para su base de operaciones. Una vez que llegó el Teniente Sanders con un grupo de soldados y los ingenieros, el primero tomó el mando, y dejó que los Pjs volvieran a la base.

Antes de que eso ocurriera, Ellen hizo una petición a Perseo, y es que de algún modo resucitara a Malcolm. Éste encontró la idea estimulante ("será un experimento interesante", replicó el robot), por lo que procedió a ello. Creó un cyborg con la apariencia de Malcolm, al cual le implantó la personalidad de Malcolm, de acuerdo con los recuerdos de Ellen, que había extraído antes al dominarla psiónicamente.

Una vez en casa, tuvieron una jornada de descanso, que habría de prolongarse un día más, gracias a que Jet casi coge un coma etílico. La Dra. Reynolds echó la bronca a los jóvenes, pero no dio mayor importancia al asunto. El "nuevo" Malcolm mostró a Ellen (con todo detalle, desnudándose ante ella en su habitación) las consecuencias de su "conversión". Ellen se disculpó, pero Malcolm no le concedió importancia. Al día siguiente, fueron llamados por el gobernador, para anunciarles que Ethen Reynolds había sido el elegido para una misión diplomática en territorio de la Coalición. Les ofreció ir con él como escolta, ya que tenían pendiente hablar con el Teniente Kimborough sobre el trato que habían hecho, pero se disculparon alegando que "no eran el grupo ideal para esa misión". El Gobernador mcCallaghan lo entendió, y les comunicó que escogería a otro grupo. Sin embargo, no sospechaban la influencia que tendría esta decisión...