domingo, 2 de diciembre de 2012

La ONU se reúne a puerta cerrada para decidir el futuro de Internet






El día de hoy pensaba dedicarlo principalmente (en lo que al blog respecta) a visionar y reseñar Inside Job, una película documental sobre la crisis financiera que comenzó en 2008. Sin embargo, he tropezado con este duro artículo de Wired, y eso ha centrado totalmente mi atención. Mucho me temo que Inside Job tendrá que esperar.

La noticia es que mañana se inaugura en Dubai a puerta cerrada un congreso de una agencia dependiente de la ONU, llamada ITU. Esta organización bastante desconocida tiene la siguiente misión: "Atribuimos el espectro radioeléctrico y las órbitas de satélite a escala mundial, elaboramos normas técnicas que garantizan la interconexión continua de las redes y las tecnologías, y nos esforzamos por mejorar el acceso a las TIC de las comunidades insuficientemente atendidas de todo el mundo(...) "

No niego que su trabajo sea bastante importante, pero hay un par de datos que ofrece Wired que son bastante reveladores. En primer lugar, sólo los Estados tienen voto. No es una novedad en este blog como diversos Estados y en especial EEUU están intentando regular Internet acaparando el control sobre el mismo. Libia primero y desde ayer Siria han utilizado los cortes de Internet como forma para contrarrestar la insurgencia en sus países. Otros países como China han impuesto una dura censura sobre el mismo. Incluso en las "avanzadas" democracias europeas se van aumentando las restricciones por cuestiones de protección de la propiedad intelectual.

La ITU es una organización que fue fundada como Unión Internacional de Telégrafos en 1865, mucho antes de que existiera siquiera el concepto de una organización internacional. Actualmente cuenta con 193 Estados miembros y 700 organizaciones privadas que actúan como "socios observadores" mediante pago religioso de una cuota anual que oscila entre los 2000 $ y los 35000 $ (fuente: Wired). A pesar de que su actual director, Hamadoun Touré dice que no le gustaría encargarse de gobernar Internet, sí ha declarado que "la seguridad en Internet sólo puede ser gestionada a nivel mundial por ITU". Esta clase de discurso ambivalente es lo que los internautas más temen.

Mañana, la agencia sacará el polvo del tratado ITR (International Telecommunication Regulations), aprobado en 1988, en los inicios de la informática. Se trata de actualizarlo incluyendo el desarrollo de la misma hasta la fecha en especial en cuanto a las relaciones de los Estados con Internet. Rusia ha propuesto, por ejemplo, que "los Estados tenga derechos equitativos para gestionar Internet", proponiendo sanciones incluyendo restricciones a aquellos que usen Internet "para minar la soberanía, la seguridad nacional, la integridad territorial y la seguridad pública de los Estados, o divulgar información sensible de los mismos". Una expresión lo bastante vaga como para dar carta blanca a los Estados para coartar cualquier movimiento subersivo por legítimo o democrático que este sea.  Una propuesta de los Estados Árabes daría a los Estados "derecho a conocer cómo se dirige el tráfico", dándole capacidad para saber quién descarga o envía qué datos, y pudiendo tomar represalias contra esa persona.

No está muy claro cuál es la agenda de dicho congreso, porque ni siquiera ésta es pública. Toda ella se mueve con un secretismo inaudito en las Naciones Unidas, y que de hecho va bastante en contra del espíritu abierto con el que se habían tomado decisiones en cuanto a Internet hasta el momento. Por esta razón, los documentos que se van filtrando han sido colgados en la página http://wcitleaks.org/ por ciberactivistas anónimos. En cualquier caso, parece claro que dar voz a regímenes autoritarios y no hacerlo con la población mundial parece más propio de una oranización del crimen que de un órgano supuestamente democrático.

Ya desde junio venía hablándose en la revista Forbes acerca de la intención de las Naciones Unidas de poner un impuesto sobre el uso de Internet, lo cual se distancia tanto de la Agenda del Milenio como, en general de los derechos humanos o la misión encomendada al ITU de expandir el uso de Internet.

De momento, la oposición más visible a los planes de ITU la esta haciendo, por extraño que parezca, Google. Imagino que porque es la mayor beneficiada por el actual statu quo de Internet, que podría cambiar en cuestión de semanas. Seguiremos informando.