miércoles, 12 de mayo de 2010

Panopticon III: Una prisión para tu mente


El Panopticon es una prisión para la mente. En un artículo anterior de esta serie, mencioné que en el mundo actual, todos somos prisioneros y carceleros en este nuevo modelo social que es el Panopticon. No obstante, aquellos que creen tener las llaves se empeñan en crear barreras para la mente. Esas barreras actúan como espejos, y nos impiden ver su culpabilidad, al reflejarla sobre nosotros. La reeducación de los prisioneros es tan importante como su cautiverio. No se trata sólo de hacerles saber que están encerrados, si no de hacerles creer que son los responsables de su confinamiento intelectual. En otras palabras, se trata de obligarles a aceptar el Leviatán en aras de evitar el caos. De enseñarles a amar al Gran Hermano.

Esto viene, en parte, a raíz de de la nueva Ley General Audiovisual. De acuerdo con ella, la violencia y los contenidos sexuales se limitan severamente, así como la emisión de concursos de azar. No es que esté en contra de estas medidas. Lo que me parece grave es que necesitemos una ley para regular esas cuestiones. Y lo que temo es que esa ley se aproveche para crear una corriente de pensamiento. Para constreñir la libertad de pensamiento y opinión, mediante la clausura selectiva de programas de televisión "indeseables" para el gobierno.

Sin embargo, no es la única medida política que me lleva a sostener lo dicho en el primer párrafo. El Tratado ACTA, que se ha intentado mantener en secreto por todos los medios posibles, constituye un acuerdo mundial en contra de la falsificación y la piratería. Todo correcto en la superficie. Sin embargo, navegando en el interior del texto, nos encontramos con que pretende la desconexión de los usuarios sospechosos sin intervención judicial. ¿En qué clase de mundo se toman medidas represivas sin juicio ni proceso? Y eso no es lo peor. Una vez más, estamos con un instrumento legislativo que puede ser usado como arma de represión contra la libertad de pensamiento.

Panopticon es una cárcel para tu mente. Ellos pretenden tener la llave, pero lo que no saben es que no hay llave, ni cárcel. La puerta está abierta a la imaginación. Usémosla para derribar a aquellos que pretenden encerrarnos en el Panopticon. Un ejemplo de ello es Tyrannybook, una red social creada por Amnistía Internacional Portugal, con el fin de compartir información sobre aquellos "tiranos" que violan sistemáticamente los derechos humanos. El espíritu de la página (cuyo diseño y funcionamiento es extremadamente parecido a Facebook) es que la información es poder, así que si gente común comparte información cada día, puede llegar a tener un gran poder con el que cambiar el mundo para bien. Por supuesto, me he unido entusiastamente a esta causa. Si quieres añadirme como aliado, aquí está el link a mi perfil. Además, dirijo un grupo dedicado a luchar en favor de la neutralidad de la Red.

***
NOTICIAS:
En otro orden de cosas, pronto habrá nuevas entradas sobre la Leyenda del Prisionero, y el esperado retorno (al menos por mí) de El Agente. También habrá nuevos relatos de mis viajes. En concreto, el próximo estará dedicado a Viena. Este fin de semana el destino es Lindau, y posteriormente Begrenz, en Austria. Será la primera vez que atravieso la frontera de un país en barco, así que promete ser un momento emocionante.